La Guardia Civil detiene a un conductor, buscado por la justica y sin permiso de conducción, que se saltó un control en la autopista

La Guardia Civil ha detenido en la localidad de Baiona (A Coruña) a un conductor, buscado por la justica y sin permiso de conducción, que se saltó un control en la autopista.

Además, tanto el conductor como su acompañante han sido denunciados por infringir la libertad deambulatoria establecida en el RD de Estado de Alarma ocasionado por el COVID-19.

Los hechos ocurrieron el pasado día 22 cuando una patrulla de motoristas de la Agrupación de Tráfico, que se encontraba en la AG-57 sentido Vigo, detectó la presencia de dos varones en un turismo. Los agentes dieron el alto al conductor del turismo, no obedeciendo éste las señales de los agentes e iniciando una fuga a gran velocidad hasta la primera salida de la autopista, donde colisionó levemente con el vehículo de otra patrulla que trataba de detener la huida, para volver a incorporarse a la misma AG-57, en esta ocasión sentido Baiona.

Tras varios kilómetros de conducción manifiestamente temeraria, de omisiones a las ordenes de los agentes e incluso de intentos de embestida a las motocicletas de los agentes en los tramos de enlace, el vehículo fugado chocó contra los elementos de señalización y protección del peaje de Sabaris, en el término municipal de Baiona.

Instantes después, con el apoyo de una patrulla de seguridad ciudadana del Puesto Principal de Baiona – Nigrán  procedieron a la detención de los dos ocupantes del turismo, que resultaron ilesos.

Tras pedirle la documentación al conductor, los agentes comprobaron que estaba reclamado por las autoridades judiciales mediante una orden de búsqueda y detención y personación, y además no contaba con el permiso de conducción.

demás de ello, el turismo utilizado carecía de seguro, no había pasado la inspección técnica y presentaba deficiencias en sus condiciones técnicas.

Como consecuencia de estos hechos se detuvo al conductor del turismo, de 23 años y vecino de A Ramallosa, y a la investigación del acompañante, de 37 años y vecino de Gondomar.