El sector citrícola demandaba desde hace meses la suelta de este depredador natural para hacer frente a la plaga del Cotonet de Sudáfrica

El Ministerio de Agricultura autorizó el 16 de julio la liberación del parasitoide Anagyrus aberiae, que es un depredador de la plaga Delottococcus aberiae, conocida como Cotonet de Sudáfrica o Cotonet de les Valls, que está afectando de forma grave a la citricultura de la Comunidad Valenciana. El sector citrícola llevaba meses demandando esta medida ante la imposibilidad de utilizar materias activas como el Clorpirifos y el Metil Clorpirifos, y tras sufrir importantes pérdidas durante esta campaña.

Desde el MAPA señalan que la liberación, que se autoriza en estrecha colaboración con el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, muestra su apuesta por utilizar medios de lucha biológica para hacer frente a plagas que afectan a las producciones agrícolas.

“La tramitación y resolución de este expediente se ha realizado con la mayor celeridad y rigor necesarios, dada la gravedad de los daños que la plaga causa en los cítricos de la Comunidad Valenciana y ante las limitaciones de la lucha química tradicional para detener y controlar la dispersión del Cotonet de les Valls”, apunta el Ministerio de Agricultura en un comunicado.

Informe favorable

Desde marzo, y en menos de cinco meses, se han autorizado y se han realizado dos sueltas, la cría del parásito y se han obtenido los datos necesarios para que el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico emitiera un informe favorable que ha permitido al MAPA autorizar la liberación del organismo de control biológico Anagyrus aberiae.

El inicio del expediente comenzó en febrero de 2019, con la solicitud realizada por la Universidad Politécnica de Valencia para iniciar los ensayos de laboratorio que se autorizaron con rapidez por el MAPA, tras el preceptivo informe favorable del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico.

En marzo se permitió la primera suelta inicial de menos de 100 ejemplares de Anagyrus aberiae en el municipio de La Vall de Uxó (Castellón), cuyos resultados eran determinantes para autorizar la liberación definitiva. Con esta suelta se trataba de verificar, en condiciones naturales, la efectividad de la medida y posibles afecciones al medio natural que pudieran tener lugar, de conformidad con los requisitos establecidos por la legislación española.

En paralelo, y en previsión de una posible resolución favorable y para usar el parasitoide con la mayor premura, el Ministerio de Agricultura autorizó en abril la cría masiva del Anagyrus aberiae en los insectarios de la Consellería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana.

El 15 de mayo, la Universidad Politécnica de Valencia solicitó la ampliación del número de sueltas y del número de individuos objeto de las mismas para poder obtener, con mayor rapidez, los datos necesarios requeridos en el procedimiento, solicitud que fue aprobada el día 1 de junio.

Además, el MAPA ha autorizado en esta campaña una feromona específica para el Delottococcus aberiae. Se ha conseguido aislar y producir con éxito para la detección precoz de la plaga y la captura masiva en trampas que permitirá la reducción paulatina de la población.

“Con estas actuaciones se han puesto a disposición del sector dos importantes herramientas nuevas para luchar contra esta plaga del sector citrícola valenciano”, concluyen desde el Ministerio de Agricultura.

Satisfacción en Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana

Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana ha mostrado su satisfacción ante la decisión adoptada por el Ministerio de Agricultura. Con esta decisión, tal y como afirma Cirilo Arnandis, presidente de la organización, “el Ministerio ofrece la respuesta que el sector citrícola lleva meses demandando, ante la imposibilidad de usar materias activas como el Metil Clorpirifos para el control de este cotonet, que tantos daños está causando a la citricultura valenciana”.

Arnandis destaca que “en el contexto global de reducción del uso de materias activas en la UE, la prohibición de uso de metilclorpirifos, sin tener autorizadas las alternativas de control biotécnico y biológico, ha supuesto que en la última campaña el impacto del cotonet en los cítricos valencianos haya sido mucho mayor que en el pasado, provocando la pérdida de numerosas cosechas”.

El Cotonet de Sudáfrica se detectó por primera vez en la Comunitat Valenciana en 2009, siendo su expansión bastante controlada y afectando únicamente a algunas parcelas en las comarcas de La Plana y en la zona norte de la provincia de Valencia. Sin embargo, la insuficiencia de los métodos de control desde la prohibición del uso de metilclorpirifos ha provocado la intensificación de su presencia en estas zonas, así como su expansión a comarcas limítrofes, e incluso a las provincias de Alicante, Murcia y Tarragona.

Cirilo Arnandis recuerda que “el sector citrícola lleva años denunciando diferentes circunstancias que suponen un caldo de cultivo para la expansión de diferentes plagas y enfermedades. Por un lado, la laxitud de la Unión Europea en sus exigencias a terceros países que exportan a países comunitarios sus producciones. Por otro, la actitud hacia la inspección en frontera de algunos Estados miembros, que ha permitido la entrada de organismo nocivos de los que estábamos libres. Por último, la progresiva prohibición del uso de materias activas, sin ofrecer a los productores alternativas eficaces para el control de estas plagas y enfermedades”. En este sentido, “la consulta pública de la Comisión sobre su política comercial es un buen momento para ir tomando nota de nuestras reivindicaciones e ir ofreciendo respuestas a las mismas”.

El presidente de Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana incide en que “las principales organizaciones representativas del sector, reunidas en Intercitrus, la interprofesional española de la naranja y la mandarina, habíamos remitido una carta al ministro Planas, en la que detallábamos toda una serie de medidas de control biotécnico, biológico y químico, así como diferentes medidas de asepsia, para hacer frente al cotonet”. Conseguida la autorización para la suelta del Anagyrus aberiae, Arnadis remarca que “llegará el momento de evaluar con precisión los daños que ha causado el cotonet y pedir ayudas e indemnizaciones que puedan resarcir a los productores por sus pérdidas”.

Para Cooperatives Agro-alimentàries, la problemática provocada por el Cotonet de Les Valls puede repetirse en el futuro con otras plagas y enfermedades, por lo que se insta a todas las Administraciones a acompasar adecuadamente el ritmo de la legislación que afecte al uso de materias activas y el de la investigación de métodos de control alternativos, para garantizar que el sector no se encuentre desprotegido frente al impacto potencia de otros organismos nocivos.

 

 

 

.

 

Fuente.: valenciafruits.com