Más de 200 artistas firman un manifiesto en favor de Pablo Hasel

Personalidades del cine, la televisión, la música o el teatro como Serrat, Bardem, Vetusta Morla, Alba Flores, Almodóvar, San Juan, Valtonyc, Frank T, Josele Santiago, Def Con Dos, Montxo Armendáriz, Emma Suárez y Fernando Trubea son algunos de los artistas que exigen “su libertad, así como que se expulsen del Código Penal este tipo de delitos”.

El comunicado de más de dos centenares de artistas se sitúa en el punto de mira tras apoyar al rapero Pablo Rivadulla Duro, conocido musicalmente como Pablo Hasel, y que comenzaba diciendo: “La persecución a raperos, tuiteros, periodistas, así como otros representantes de la cultura y el arte, por intentar ejercer su derecho a la libertad de expresión se ha convertido en una constante. Así, el Estado español ha pasado a encabezar la lista de países que más artistas ha represaliado por el contenido de sus canciones. Ahora, con el encarcelamiento de Pablo Hasel, el Estado español se está equiparando a países como Turquía o Marruecos.

A finales de enero, la Audiencia Nacional ordenó su ingreso en prisión para cumplir la pena de nueve meses y un día de prisión que le impuso el Tribunal Supremo en mayo de 2020 por los delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias contra la Corona y las instituciones del Estado.

Un listado de músicos, grupos de actores y cineastas de diferentes generaciones entre los que destacan Joan Manuel Serrat, Ismael Serrano, Santiago Auserón, Coque Malla, Álvaro Morte, Paco León, Alberto San Juan, Alba Flores, Luis Tosar, Antonio de la Torre, Cristina Huete, Rayden, Itziar Ituño, Willy Toledo, Vetusta Morla, Josele Santiago, Def Con Dos, SKA-P, Isaki Lacuesta, Frank T, Valtonyc, Julián Hernández, Montxo Armendáriz, Cristina Huete, Tote King, Fermi Muguruza, Pepe Viyuela, Carlos Bardem, Pedro Almodóvar o Emma Suárez afirman que “el encarcelamiento de Pablo Hasel hace que la espada de Damocles que cuelga sobre la actuación de alguna de las instituciones del Estado se haga aún más evidente. Es necesario que se difunda esta situación a nivel internacional, para poner de relieve en qué situación nos encontramos. Somos conscientes de que, si dejamos que Pablo sea encarcelado, mañana pueden ir a por cualquiera de nosotros, así hasta conseguir que la acallar cualquier suspiro disidente”.

Los hechos a los que se remonta la condena de Hasel se remontan al periodo entre 2014 y 2016, cuando publicó 64 mensajes en Twitter y una canción en YouTube. En uno de los tweets escribió junto a una fotografía de la miembro del grupo terrorista GRAPO Victoria Gómez: “Las manifestaciones son necesarias, pero no suficientes, apoyemos a quienes han ido más allá”. También imputó al rey emérito y a Felipe VI en la comisión de múltiples delitos, incluso de homicidio y de malversación.

Por estos hechos la Audiencia Nacional le condenó en marzo de 2018 a dos años y un día de cárcel, y al pago de 24.300€ de multa. Sin embargo, la Sala de Apelación de ese mismo órgano le rebajó la pena a nueve meses y un día al considerar que, si bien cometió los delitos por los que fue condenado, se debía aplicar el mínimo castigo contemplado por la ley porque a sus mensajes no supusieron un “riesgo real” para las personas. Esta decisión fue confirmada por el Tribunal Supremo en mayo de 2020.

Asimismo, al igual que los firmantes de la petición, hay quienes creen que el caso de Pablo Hasel es injusto y que cohíbe y condiciona la libertad de expresión establecido en el artículo 20 de la Constitución Española. Finalizan los participantes de la petición señalando que: “Los firmantes, como representantes del mundo del arte y la cultura en el Estado español, nos hemos unido para mostrar nuestro apoyo a Pablo, exigir su libertad, así como que se expulsen del Código Penal este tipo de delitos que no hacen sino cercenar el derecho, no solo de libertad de expresión, sino de libertad ideológica y artística”.

 

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: Toni Albir, Salvador Miret y Kike Rincón