Camioneros españoles atrapados en el sur de Inglaterra pasan finalmente por el test Covid-19

El atasco en la autopista se prolonga aún a lo largo de más de 35 kilómetros pese al movimiento en la boca del puerto

Al cabo de casi una semana, los camioneros españoles atrapados en el sur de Inglaterra por el cierre temporal del Canal de la Mancha, pudieron por fin someterse a la prueba del Covid que les permitirá cruzar hasta Francia. “Llegaron los militares a última hora de la mañana y nos hicieron los tests en la autopista”, declaraban algunos de los estacionados en la cola de la M-20, a 35 kilómetros del puerto de Dover. “Estamos esperando a que nos den los resultados y a ver si esto avanza”, añadía uno de los camioneros.

El Secretario de Transportes Grant Shapps aseguró que el viernes llegaron a salir por el Eurotúnel y por los ferries de Dover unos 4.500 camiones, y que más de 10.000 conductores habían sido sometidos a la prueba que, hasta el momento solo habían sido 24 los positivos. Pese al movimiento en la boca del puerto, el atasco en la autopista se prolongaba aún a lo largo de más de 35 kilómetros. “Al menos esto nos da un poco de esperanza, porque hoy amaneció todo igual o peor, por mucho que digan que están cruzando ya muchos camiones”, señalaban algunos.

El Gobierno francés evitó el viernes una fuerza de choque de 26 bomberos con 10.000 test de flujo lateral, que detectan la presencia o la ausencia de anticuerpos del covid-19 en la sangre al cabo de veinte minutos. El ejército británico desplegó también a 800 soldados, que establecieron su cuartel general en el aeródromo en desuso de la RAF en Manston, habilitado como gigantesco aparcamiento para 4.000 camiones.

“A las cuatro de la madrugada nos despertaron para avanzar apenas 500 metros” declaraba uno de los camioneros afectados y afirmaba que finalmente acudieron los soldados en furgonetas y les hicieron las pruebas allí mismo, en la carretera. Pese al abandono sufrido a manos de las autoridades tanto francesas como británicas, los camioneros destacan la labor de decenas de voluntarios británicos que les ayudaron en esos días tan complicados: “El viernes vino un hombre de unos ochenta años que se jugó el tipo bajando por un terraplén para dejarnos dos bolsones de fruta y dulces. La verdad es que la gente se ha portado de maravilla dadas las circunstancias”.

El cierre temporal del Canal de la Mancha, en dirección hacia Francia, se produjo como reacción al anuncio del Gobierno británico de severas restricciones en el sur de Inglaterra por una nueva cepa más infecciosa del coronavirus. El Reino Unido ha registrado hasta la fecha 70.195 muertes durante la pandemia.

El número de infecciones se ha disparado por encima de los 30.000 casos diarios en la última semana. El Gobierno ha decidido extender el máximo nivel de alerta a otras zonas donde viven seis millones de habitantes. El 43% de la población de Inglaterra se encuentra bajo el nuevo confinamiento, con nuevas restricciones en Escocia, Gales e Irlanda del Norte previstas para este fin de semana.

 

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: EFE, Matthew Childs y rtve