La Jefatura Policial de La Rioja detecta varias estafas a través Bizum

Gracias a la inmediatez de la aplicación, muchos delincuentes aprovechan las ventajas de Bizum para estafar a sus usuarios 

Algunos agentes adscritos al Grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía Judicial de la Jefatura Superior de de La Rioja, alertan de un tipo concreto de estafa a través de la famosa aplicación de Bizum.

El éxito de esta aplicación reside en la rapidez e inmediatez con la que puedes hacer pagos a cualquier contacto de tu agenda en apenas 3 segundos. Cuando la cantidad es pequeña o la persona a la que se le pasa el dinero es habitual, hay algunos bancos que ya no solicitan ningún pin extra para realizar el movimiento, aunque sí lo pide para cantidades más grandes. Lo habitual es que la propia aplicación envíe un mensaje con un código a la persona interesada que tiene que introducir para poder cerrar la operación solicitada.

La cantidad máxima que se puede enviar al día es de 1.000 euros, pero se puede recibir un total de hasta 2.000 euros. Es por la rapidez de los envíos y sus pequeñas cantidades por lo que Bizum se ha convertido en un blanco fácil viéndose envuelta, de esta manera, en varias modalidades de estafa.

LA ESTAFA

Una de las modalidades a través de la cual han detectado la estafa la Jefatura Superior de La Rioja, ha sido mediante un supuesto comprador, en este caso de un vehículo. Este último se puso en contacto con el vendedor del mismo manifestándole su interés en la compra. Tras esto, le indicaba que pagaría la cantidad acordada de 400 euros en “concepto de reserva” a través de la aplicación de Bizum, aceptando el vendedor dicho acuerdo y procedimiento. El problema llega cuando el supuesto comprador, en vez de realizar el pago, enviaba una solicitud de dinero con el objetivo de que su víctima fuese quien enviara dicho importe, aceptándolo el vendedor y transfiriendo la cantidad de 400 euros al comprador.

Posteriormente, al darse cuenta del error el vendedor, intenta contactar con el comprador y este, no da señales, por lo que no tiene forma de conseguir su dinero y decide interponer una denuncia en las dependencias judiciales.

Otro de los ejemplos de estafa que han detectado la policía es a través de las llamadas de teléfono. Las víctimas reciben una llamada desde su compañía telefónica para, supuestamente, rebajarles la factura u ofrecerles regalos por ser clientes. Si aceptaban la oferta, tenían que facilitar sus cuentan bancarias o tarjetas. Seguidamente, los estafadores asocian dichas tarjetas o cuentas con la aplicación Bizum. Puesto que se necesita un número PIN para hacer las operaciones, las victimas acaban dándolo de forma inconsciente, creyendo que es un código para activar la oferta de una operadora. Una vez que disponen del número de teléfono, cuenta y PIN, se realizan las transferencias.

Desde la Policía recomiendan tener mucho cuidado con este tipo de aplicaciones, pues es muy fácil que puedan engañarnos sin siquiera ser conscientes de ello. Si se han facilitado datos bancarios, se debe contactar de inmediato con tu banco para tomar las medidas de seguridad necesarias y evitar que se realicen cargos adicionales.

Asimismo, debemos vigilar regularmente qué información existe en Internet sobre uno mismo para detectar si los datos privados que ofrecemos, tanto en redes como en páginas web, pueden perjudicar nuestra vida.

 

Artículo: María Vecina /AFPRESS

Fotografías: Luis Gomes y Soumil Kumar