Golpe al clan de los Kikos, que controlaba el narcotráfico en la Cañada Real

La Policía Nacional ha desarticulado el conocido clan gitano de los Kikos, sucesores de los Gordos, de los que son familiares, quienes controlaban el mayor punto de venta de droga de la Cañada Real. Han sido detenidas 14 personas en varios registros simultáneos, uno de ellos llevado a cabo en una vivienda de Alcalá de Henares, donde residía parte del clan.

  • Los Kikos residían en Alcalá de Henares rodeados dinero y artículos de lujo

    La Policía Nacional ha desarticulado al clan de los Kikos, la organización criminal que presuntamente controlaba la venta de drogas en la Cañada Real. Según los investigadores, llegaban a suministrar cerca de 200 dosis diarias de estupefacientes y vivían en un complejo bunquerizado y con fuertes medidas de seguridad en este poblado chabolista de sur de Madrid.

    En la llamada operación Maíz, los agentes han detenido a los 14 miembros de esta banda, sucesora del clan de Los Gordos, del que son familiares. Los arrestados, que tienen muchos de ellos antecedentes por hechos similares, tienen edades comprendidas entre los 47 y los 23 años, y la mayoría son españoles pero hay también una mujer de nacionalidad cubana y otra italiana. Los arrestados ocupaban distintos peldaños en la estructura criminal. Tras ser puestos a disposición de la autoridad judicial, seis de los integrantes ingresaron en prisión provisional.

    En la vivienda de la ciudad complutense había cajas fuertes ocultas en la pared detrás de espejos y muebles, grandes cantidades de dinero, relojes de lujo, perfumes de grandes marcas, joyas y vehículos de alta gama. También ha habido registros en Madrid, Torrejón del Rey (Guadalajara) e Illescas (Toledo).

    La investigación ha puesto de manifiesto el alto nivel de vida de los detenidos, que no concordaba con sus trabajos o ingresos, llegando a suministrar más de 200 dosis al día de diversas sustancias.

     

    Durante los registros se pudo comprobar que el punto de venta ubicado en la Cañada Real funcionaba como un supermercado, con fuertes medidas de seguridad como cámaras y puertas acorazadas.

    En toda la operación se han intervenido un total 520.000 euros en efectivo, 19 kilos de cocaína, casi tres kilos de otras sustancias y 18 armas de fuego cortas reales con casi 2.000 cartuchos de distintos calibres, maquinaria para tratar sustancias estupefacientes, así como diversas joyas, relojes de lujo y 11 vehículos, algunos de ellos de alta gama.

    La investigación se inició el pasado mes de febrero cuando los investigadores consiguieron ubicar en la Cañada Real Galiana el mayor punto de venta de sustancias estupefacientes de Madrid, una chabola que operaba las 24 horas al día.

 

 

 

 

 

 

.

 

 

 

.

Fuente.: alcalahoy.es