¿Qué condiciones pueden originar la caída de la monarquía y el comienzo de la III República en España? Si se dan, ¿serán la panacea para el país?

Lamentablemente pese a ser republicano opino lo contrario (o más bien temo lo contrario) por los siguientes motivos:

  • Las ideas republicanas de los tres bloques ideológicos republicanos en España son incompatibles entre sí. La izquierda defiende una república federal. La derecha republicana defiende una república centralista y autoritaria (con un jefe de estado electo con poderes especiales) . Los separatistas catalanes defienden una república independiente (aunque de las tres fuerzas son la que menos probabilidades tiene de llevarse el gato al agua, puesto que en un referéndum sobre la república o la monarquía a nivel de España entera en Cataluña ganaría muy probablemente, la república federal propuesta por la izquierda).
  • Si se abriera el melón del debate sobre monarquía o república, conociendo al paisanaje, seguramente quedarían relegados “ad calendas griegas”, debates y leyes en curso o anunciadas, sobre temas que realmente afectan a las condiciones de vida de los ciudadanos como son los siguientes; la actualización del modelo de financiación autonómica, la transición a una economía sostenible, la reindustrialiación del país, el reforzamiento de los servicios de sanidad y educación, el fomento del I+D (castigado durante la crisis)… la lucha contra la desertización de regiones enteras…. e incluso aquellos temas que exigen reformas constitucionales como lo es la conversión de España en un estado federal reformando su senado para que tenga capacidad legislativa en representación de las autonomías; la limitación de los aforamientos (del monarca incluido además de los políticos), la reforma electoral (listas abiertas), la limitación de mandatos y otras medidas críticas.

Mucho me temo que una discusión sobre la III República abocaría al país a la parálisis por falta de consenso entre fórmulas alternativas. Es preferible en mi opinión buscar mayorías del 70% en torno a objetivos concretos asumibles por votantes de todo el espectro político y proceder a limitar el aforamiento del monarca a su actividad como jefe de estado pero no a actividades personales. Es también necesario negociar con el emérito para que pague sus deudas fiscales o imputarlo.

El recientemente aprobado (por la UE) plan de inversiones anticrisis ofrece una excelente oportunidad para que gobierno central, gobiernos autonómicos y ciudades (en manos de partidos distintos), elaboren propuestas y proyectos acordes a los objetivos marcados por la UE (se trata de un plan de financiación de proyectos en áreas predefinidas y por lo tanto no ha lugar a una discusión sobre un reparto de fondos según la población o por km2).

Firmado: Un republicano pragmático.

Santi Llull

 

Fuente.: es.quora.com