Conclusiones del presidente del Consejo Europeo tras la videoconferencia de los miembros del Consejo Europeo de 23 de abril de 2020

Ante todo, me gustaría dar las gracias a todo nuestro personal sanitario, a los médicos y a los investigadores que trabajan día y noche para salvar vidas.

También me gustaría ofrecer palabras de apoyo a las personas que en estos momentos están enfermas y luchan contra el virus.

La pandemia está poniendo duramente a prueba a nuestras sociedades. El bienestar de cada Estado miembro de la UE depende del bienestar del conjunto de la Unión.

Esto nos afecta a todos. La lucha contra el coronavirus y sus consecuencias será larga, pero ya hemos avanzado mucho y hemos actuado con audacia.

Los miembros del Consejo Europeo han celebrado hoy la cuarta videoconferencia para hacer frente a la COVID-19 y sus consecuencias. Hemos expresado nuestra firme determinación de avanzar juntos.

Hemos debatido sobre los avances en los distintos aspectos de la respuesta europea a la pandemia y hemos acogido con satisfacción la Hoja de ruta común europea para el levantamiento de las medidas de contención de la COVID-19. Hemos coincidido en que lo primero es la salud y la seguridad de nuestros ciudadanos

 

.

También hemos acordado seguir observando de cerca la situación, en particular dado que se acerca la temporada de vacaciones, y coordinarnos todo lo posible para garantizar un levantamiento de las restricciones gradual y ordenado.

Hemos acogido favorablemente la Hoja de ruta conjunta para la recuperación, que establece algunos principios importantes, como la solidaridad, la cohesión y la convergencia. Además, define cuatro ámbitos de actuación principales: un mercado único plenamente operativo, un esfuerzo inversor sin precedentes, una actuación global y un sistema de gobernanza operativo.

Es esencial aumentar la autonomía estratégica de la Unión y producir bienes esenciales en Europa.

Tras la reunión del Eurogrupo en composición ampliada de 9 de abril de 2020, hemos refrendado el acuerdo sobre tres importantes redes de seguridad para los trabajadores, las empresas y los Estados, que supone un paquete por valor de 540 000 millones de euros.

Hemos pedido que el paquete esté operativo para el 1 de junio de 2020.

También hemos alcanzado un acuerdo para trabajar en pro del establecimiento de un fondo de recuperación, que es necesario y urgente. Este fondo deberá ser de una magnitud suficiente, ir dirigido a los sectores y zonas geográficas más afectados de Europa y ser específico para abordar esta crisis sin precedentes.

Así pues, hemos encargado a la Comisión la tarea de analizar las necesidades exactas y presentar urgentemente una propuesta a la altura del reto al que nos enfrentamos.

La propuesta de la Comisión deberá precisar el vínculo con el MFP, que en cualquier caso deberá adaptarse para gestionar la actual crisis y sus consecuencias.

El Eurogrupo en composición ampliada seguirá observando de cerca la situación económica y preparará el terreno para un sólida recuperación

Seguimos comprometidos para imprimir el impulso necesario para trabajar en el fondo de recuperación así como en el MFP a fin de que se pueda alcanzar un acuerdo equilibrado sobre ambos lo antes posible.

Algunos Estados miembros mencionaron las actividades ilegales de perforación por parte de Turquía en la zona económica exclusiva de Chipre. Hemos expresado nuestra plena solidaridad con Chipre y hemos recordado y reafirmado nuestras Conclusiones anteriores sobre esta cuestión.

Hemos decidido celebrar una videoconferencia con los Balcanes Occidentales el 6 de mayo.

HOJA DE RUTA PARA LA RECUPERACIÓN-PDF