ELCHE | CIERRE DEL ALBERGUE DE INDIGENTES GESTIONADO POR DYA

Después del cierre del albergue provisional del Toscar abierto en plena pandemia del COVID-19 para atender a la población indigente el 12 de julio de 2020, la asociación DYA con el apoyo del ayuntamiento de Elche y otras personas y entidades, ha abierto un albergue para las pernoctaciones, con motivo del estado de alarma, en las proximidades de la ciudad, en el polígono industrial de Carrus, para atender a esta población sin recursos, con horario de 8 de la noche a 8 de la mañana, ofreciéndoles desayuno y cena.

El albergue ha atendido una media de 30 personas diarias las cuales han pernoctado, se les ha ofrecido las cenas y los desayunos, gracias a la gentileza de varias entidades colaboradoras, tales como Cáritas, Cruz Roja, empresas como Picolinos, Alicante Gastronómica, Centro de Formación Lope de Vega por el Curso de Cocina, entre otros benefactores más y organizaciones.

Este albergue temporal gestionado por DYA inició su actividad en noviembre de 2020 y está previsto que su cierre sea inminente en esta primera semana de mayo 2021, volviendo a plantearse este vacío de apoyo a la población sin techo que hay en nuestra ciudad actualmente.

Es una situación que vuelve a provocar que determinadas personas sin recursos tengan que volver a dormir en las calles y vuelvan a sentirse desprotegidos entre tanto dejamos a su suerte la posible reincorporación a una vida digna, a un futuro laboral o el derecho mínimo a una vivienda, se les hace todo más cuesta arriba conforme tengan que permanecer en las calles.

En el albergue provisional del Toscar este pasado 2020 si que se pudieron plantear objetivos algo más ambiciosos, aunque también en un limitado espacio temporal, entre los cuales estaba la búsqueda de viviendas, trabajo, formación y recursos para que los indigentes encontraran un apoyo y pudieran cambiar su estatus por otro mejor, pero en este caso actual de este albergue para pernoctar los presupuestos son menores y los activos son pocos, gracias a pesar de ello, ha servido para tener protegidas a unas personas durante las noches, pudiendo también suministrarles desayuno y cena.

Las personas entrevistadas usuarias del albergue solicitaban se les pudiera seguir ayudando para no tener que volver a las calles, parece ser que ellos son los más castigados por todas las crisis y por desgracia lo van a seguir siendo, los más pobres y sin recursos.

 

 

Cronica: AFPRESS

Fotografías: Paco Ciclón / AFPRESS

Vídeo: Alberto Carrillo / AFPRESS