El volcán Cumbre Vieja vuelve a resurgir tras dos horas parado

El volcán de Cumbre Vieja, en La Palma, detuvo sus erupciones esta mañana después de sembrar la devastación durante los últimos ocho días en el lado oeste de la isla, donde la lava sigue avanzando lentamente.

Este mismo lunes, poco antes de las 10.00 horas de la mañana, el volcán de Cumbre Vieja en La Palma ha detenido la emisión de lava, humo y cenizas. Lo que en principio parecía ser una nueva fase volcánica ha pillado por sorpresa a los expertos que, hasta ese momento, desconocían a qué se debía la repentina inactividad del volcán e instan en mantener las precauciones y no bajar la guardia. Tras esas dos horas de inactividad, el volcán ha vuelto a resurgir y ha comenzado a emitir una columna de aire negro, aunque de menores dimensiones a las que estamos acostumbrados a divisar en días anteriores, así como una pequeña cantidad de lava.

 

Pablo Gabriel Silva, catedrático de Geología de la Universidad de Salamanca apunta que: “Hasta que no haya más datos, no se sabe. Ha habido actividad sísmica. Eso quiere decir que se puede estar alimentando la cámara magmática. También están diciendo que se puede estar trasladando a otro punto de la isla la actividad… Son todo conjeturas. Lo normal es lo que está pasando ahora: si cesa la actividad volcánica, lo normal es que cese poco a poco y se vaya desgasificando lentamente”.

Lo raro es lo que ha pasado esta mañana, que de repente se ha parado todo. No ha salido ni lava, ni humo, ni piroclastos, ni cenizas… Cuando ocurre eso tan repentinamente, lo que indica es que se ha formado un tapón. Puede terminar en una explosión, pero, por las dimensiones que tiene el volcán, tampoco va a ser mucho mayor de lo que hemos visto”, señalaba el catedrático.

El Instituto de Volcanología de Canarias, Involcan, confirmaba durante la mañana que el temor volcánico de la erupción de La Palma “casi ha desaparecido” así como la actividad explosiva. Sin embargo, los expertos no descartan que el volcán pueda retomar una actividad más violenta o, incluso, abrir nuevas bocas en otras zonas de la isla.

Asimismo, las autoridades no pueden bajar la guardia a pesar del breve descanso del volcán, pues efectivamente, mientras la sismicidad se ha reducido en la zona de la boca principal, ha aumentado en un nuevo punto de la isla, en Fuencaliente, donde en las últimas horas se han registrado 16 terremotos. El más intenso se ha localizado a las 06.05 horas y a una profundidad de 10 kilómetros, y en general, todos están por encima de magnitud 2 y a profundidades que oscilan entre los 9 y los 13 kilómetros.

La situación continúa siendo demoledora para las miles de familias que han perdido sus hogares y el comité científico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca) ya ha advertido que la lava puede llegar al mar en cuestión de horas. Es por ello, que se ha ordenado a los vecinos de los barrios más cercanos permanecer dentro de sus casas para evitar los riesgos de los gases que puede despender ese contacto entre la lava y el mar.

 

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: nationalgeographic y Kike Rincón (EP)