Israel bombardea con siete misiles en Gaza y deja al menos 21 muertos entre los que se encuentran menores

El brazo armado de Hamas se ha atribuido el lanzamiento de los cohetes y causa la muerte de 9 menores entre los 21 que han fallecido y las alarmas han obligado a restringir el acceso de israelís a la Explana de las Mezquitas el Día de Jesusalén

En represalia por el disparo de siete cohetes contra la ciudad y el centro de Israel, el Ejército bombardeó posiciones de Hamás en la franja de Gaza. Al menos 21 palestinos, incluidos nueve menores de edad, han muerto y 75 más han resultado heridos en los bombardeos de la aviación israelí sobre la ciudad. Las cifras revelan que se han contabilizado alrededor de 395 palestinos heridos en los enfrentamientos contra la Policía.

El Ministerio de Sanidad de Gaza ha informado de estos 21 “mártires” cuya muerte ha sido certificada en el hospital de Beit Hanún, en el norte de la Franja de Gaza. Entre los 75 heridos, cuatro estarían en estado crítico. Algunos medios de comunicación palestinos han publicado durante el día imágenes de los cuerpos sin vida de los menores, cuya identidad todavía no ha podido ser identificada.

La ola de violencia que durante el mes de Ramadán había estallado en Jerusalén, donde casi 400 palestinos resultaron heridos en choques con la policía en la mezquita de Al Aqsa, se ha extendido de esta manera hasta Gaza. Las brigadas Ezzdin al Qassam, afiliadas al movimiento islamista Hamás, que gobierna de facto en Gaza, habían disparado al menos siete proyectiles en dirección al centro de Israel, lo que provocó que en Jerusalén se activaran las alarmas poco después de las 18.00h.

Tras hacerse pública la noticia, fuentes militares israelíes han achacado la explosión que ha matado a los niños a un lanzamiento fallido de un cohete por parte de las milicias palestinas. El cohete iba a ser lanzado hacia territorio israelí, pero “no salió como esperaban”, según señala un responsable militar israelí citado por la televisión del país.

El Ejército Israelí aseguró en un comunicado que había interceptado uno de los cohetes con el escudo defensivo antimisiles Cúpula de Hierro, lo que provocó que se escucharan explosiones en torno a Jerusalén por primera vez desde 2014. Otro de los proyectiles cayó cerca de una casa a las afueras de la ciudad y el resto impactaron en diversos descampados. La sede de la Kneset (Parlamento) tuvo que ser evacuada. Al mismo tiempo, Hamás había advertido en un comunicado pocas horas antes de que si las fuerzas de seguridad israelíes no se retiraban de la mezquita de Al Aqsa, actuarían “en represalia por los crímenes en la Ciudad Santa y la brutalidad contra el pueblo palestino”.

“La ofensiva no ha hecho más que comenzar”, advertía el teniente coronel, Jonathan Conricus, después de que perdieran la vida dos milicianos islamistas de las bases de Hamás en la franja de Gaza y uno de sus comandantes que, según informan, era un objetivo seleccionado. Conricus estima que las acciones de represalia pueden llegar a prolongarse durante “muchas horas, incluso días”. Los militares han señalado que sus fuerzas han atacado 130 objetivos de Hamás y de la Yihad Islámica, en operaciones que han muerto 15 milicianos de ambas organizaciones.

Los enfrentamientos comenzaron a primera hora de la mañana. La policía ha denunciado el lanzamiento de piedras desde la Explanada de las Mezquitas, tercer lugar sagrado para la religión musulmana, mientras que los palestinos han señalado a los agentes por disparar granadas aturdidoras contra los manifestantes. Los enfrentamientos han terminado con la retirada de la Policía de la zona de la Puerta de Damasco.

Tras unas pocas horas, los disturbios han estallado cuando el líder del Partido Sionista Religioso, Bezalel Smotrich, ha visitado el barrio de Sheij Jarrá acompañado por otros diputados y cientos de simpatizantes aprovechando la celebración del Día de Jerusalén, que conmemora la toma de Jerusalén Este durante la Guerra de los Seis Días de 1967.

La Policía israelí ha informado de que finalmente no permitirá la presencia de israelís en la Explanada de las Mezquitas en el Día de Jerusalén para evitar “provocaciones”. El comisario jefe de la Policía israelí Kobi Shabtai ha advertido de que “seguirá habiendo libertad de culto, pero no vamos a permitir ninguna perturbación”.

 

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: Mussa Issa Qawasma, Mohammed Salem, EP y Tomas Munita