CINE Y LITERATURA | UN TRANVÍA LLAMADO DESEO

EL AUTOR Y SU OBRA

Thomas Lanier Williams III(Columbus Misisipi 1911, Nueva York 1983), conocido por su pseudónimo Tennessee Williams, famoso dramaturgo estadounidense, cuyo apodo artístico fue asignado por sus compañeros de escuela debido a su acento sureño y el origen familiar. Logró el Premio Pulitzer de teatro en 1948 por ”Un tranvía llamado Deseo” y en 1955 por “La gata sobre el tejado de zinc”, además de las obras citadas consiguieron también el premio de la Crítica Teatral de Nueva “El zoo de cristal” en 1945 y “La noche de la iguana” en 1961. Fue además galardonado con el Premio Tony a la mejor obra por “La rosa tatuada”. Según los críticos del género el estilo de Williams es gótico sureño. Muchas de sus obras han sido llevadas al cine.

ARGUMENTO

La obra trata de una mujer de mediana edad desequilibrada y remilgada, altanera, procedente de una familia venida a menos, que parte de Auriol, y se refugia en casa de su hermana Stella, en Nueva Orleans, donde suscita la ira de su cuñado Stanley, un trabajador rudo, machista y violento de ascendencia polaca.

LOS PERSONAJES

Blanche Dubois, una mujer madura sólo en el sentido físico, presumida, arrogante, altanera, elitista, clasista, que en ocasiones roza la ridiculez y la cursilería. Navega hacia la locura, una locura que la aleja cada vez más de una realidad inhóspita, que Blanche se niega a enfrentar: el paso inexorable del tiempo que marchita su belleza y la decadencia económica de su refinada familia sureña, que ha perdido su antigua plantación “Belle Reve”. Blanche ama la penumbra y aborrece la luz del día, porque ésta revela sus miserias y los estragos causados por el transcurso del tiempo, que exponen la pérdida de su juventud.

Su cuñado Stanley le despierta repulsión y atracción al mismo tiempo. Blanche tiene una doble moral, a pesar de su adicción al alcohol y de un pasado escabroso, intenta hacerse pasar por una virtuosa mujer de moral intachable. Blanche se entromete en el matrimonio de Stella y Stanley, causando conflictos.

El personaje de Blanche puede percibirse como el alter ego del propio autor, constituyendo un arquetipo de la feminidad mal entendida, englobando frivolidad, inestabilidad y vulnerabilidad. Sus rasgos psicológicos impiden empatizar con ella, pese a la desafortunada situación que atraviesa, muchas veces provocada por ella misma.

Stanley Kowalski es miembro de la clase trabajadora, que en aquella época aumentaba su influencia en la sociedad norteamericana. Obrero buscavidas, sagaz e inteligente pero rudo, tosco e inculto, primitivo y brutal, prepotente, violento, asilvestrado y salvaje, de carácter práctico, duro, curtido en la lucha por la vida, es un superviviente nato. Stanley procede indudablemente de un entorno desfavorecido y está acostumbrado a sobrevivir en las calles. Oscila entre el odio y el deseo que le inspira Blanche simultáneamente. Constituye un arquetipo de la masculinidad mal entendida.

Manifestando una admiración no encubierta a Sstanley Kowalski, pese o gracias a la brutalidad de éste, el autor, homosexual confeso, expresa su fascinación por el “hombre”, rindiendo culto al macho. Stanley obstaculiza la relación entre Blanche y Mitch, con el motivo explícito de proteger a éste, pero por la razón oculta de tener a Blanche sólo para él. Se cree que Stanley está basado en una persona de la vida real: el amante de Tennessee de aquel momento: Pancho Rodríguez González.

Blanche y Stanley, narcisistas, manipuladores y controladores al extremo, intentan dominar la situación circundante, en especial a Stella.

Stella intenta mediar infructuosamente entre su marido Stanley y su hermana Blanche, debatiéndose entre el cariño que siente por su hermana y el amor que le inspira su esposo. Ha logrado adaptarse satisfactoriamente a la ruina familiar, al contrario que Blanche, aferrada a un pasado glorioso, del que se niega a pasar página. Stella se ha acostumbrado a la vulgaridad de su nuevo entorno, renunciando a los refinamientos del pasado.

SINOPSIS

El autor configura una atmósfera malsana, claustrofóbica, asfixiante y opresiva, sórdida y morbosa, en la que palpitan enfangados y sufren los personajes de esta tragedia moderna, arrojándose verdades inclementes y vitriólicas a la cara y donde los diálogos no tienen desperdicio.

La relación tóxica, de deseo y odio, entre Blanche y su cuñado ilustra el conflicto entre civilización y naturaleza y el choque entre diferencias de clase y de género. La atracción, oculta, entre Blanche y Stanley se enfrenta a sus correspondientes valores morales y culturales, mientras que la repulsión, manifiesta, entre Blanche y Stanley refleja el enfrentamiento entre 2 Estados Unidos: el del pasado y el del presente y la lucha de clases entre la clase proletaria, en aumento y los terratenientes del sur, cuya decadencia comenzó tras la derrota sufrida en la guerra civil americana y la consecuente abolición de la esclavitud, que tuvo como resultado el colapso del sistema de producción esclavista, que sustentaba la forma de vida de estas egregias familias, ahora arruinadas. Otros temas que se abordan en esta pieza dramática son : la guerra de sexos, la violencia de género y las conductas adictivas(alcoholismo, juego).

Tras la Segunda Guerra Mundial se instaura un nuevo orden social. Crece la influencia de la clase proletaria, organizada y con vocación migratoria, con personas como Stanley, mientras decae el antiguo orden imperial.

Blanche, procedente del sur de Estados Unidos, forma parte de una familia y de una sociedad que asume los valores tradicionales, heredados del viejo orden decimonónico imperial, como el racismo y los prejuicios hacia lo no considerado educado, culto y aristocrático. Este estilo de vida colisiona con el modus vivendi del periodo de postguerra.

Entre otras versiones de esta obra destaca una película homónima de 1951, dirigida por Elia Kazan e interpretada por Vivien Leigh, Marlon Brando y Kim Hunter entre otros actores. Consiguió 4 premios Oscar: mejor actriz, Vivien Leigh, mejor actor de reparto, Karl Malden, mejor actriz de reparto, Kim Hunter y mejor dirección artística en blanco y negro. En el citado film un Marlon Brando, en estado de gracia, inconmensurable, inunda la pantalla y logra una de sus mejores actuaciones, irradiando virilidad y testosterona. Nunca una camiseta sudada sobre unos soberbios pectorales tuvo tanto sex appeal, ni despertó con tanta intensidad la lujuria femenina.

Igualmente Woody Allen rinde homenaje a esta obra dramática en su película de 2013 “Blue Jasmine”.

TRAILER

Crónica: Beatriz Recio Inés