Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana comienza a aplicar el sistema de desinfección mediante nebulización con peróxido de hidrógeno en el interior de sus unidades

– Arcadi España destaca que este procedimiento está ratificado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas
– Estos trabajos ya se realizan en los talleres de Machado, y está previsto ampliarlos a València Sud, Tarongers y El Campello

Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) ha comenzado a utilizar el sistema de desinfección mediante nebulización volumétrica con peróxido de hidrógeno en el interior de los trenes y tranvías que circulan en las explotaciones de Metrovalencia y TRAM d’Alacant, con la finalidad de hacer frente a los efectos de la pandemia de la COVID-19.

Esta técnica utiliza desinfectantes líquidos con una base de peróxido, que se transforma en micropartículas que se suspenden en el aire, alcanzando la totalidad de zonas, superficies y volúmenes del espacio a desinfectar. Adicionalmente permite, activando los sistemas de ventilación de las unidades, que el producto entre dentro de los circuitos del aire acondicionado, no accesibles manualmente.

El conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, ha explicado que «la aplicación de este innovador sistema de desinfección es consecuencia de los estudios y análisis realizados por la empresa pública durante los últimos meses en sus instalaciones».

«Este sistema de nebulización es el único procedimiento de estas características que cuenta con la certificación del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), ya que las pruebas realizadas hasta la fecha certifican la anulación total de la capacidad infectiva del SARS-CoV-2 en aquellos espacios en los que se actúa», ha destacado Arcadi España.

Los trabajos han comenzado en los talleres de Machado de Metrovalencia y se realizan de manera periódica por las noches, tras la finalización del servicio. La nebulización también se ha programado para las unidades de València Sud y Tarongers, así como en los trenes y tranvías de El Campello del TRAM d’Alacant.

El conseller ha señalado que «la nebulización se suma a los trabajos que diariamente se realizan por parate de FGV de limpieza y desinfección en el interior de trenes y tranvías, así como en dependencias propias y estaciones de Valencia y Alicante, siempre con la finalidad de garantizar la prestación de un servicio de transporte con las mayores garantías de seguridad, y siguiendo en todo momento las indicaciones de las autoridades estatales y autonómicas».

El presupuesto conjunto de estos trabajos adjudicados por FGV por procedimiento de emergencia asciende a 1.553.640 euros, IVA incluido, por un periodo inicial de seis meses.

La aplicación de este sistema de desinfección se realiza por parte de la UTE formada por las empresas Vareser 96, SL y Levantina de Ingeniería y Construcción SL. Estas empresas han sido las que han desarrollado el sistema propuesto, junto con la colaboración de diferentes departamentos de la Universidad Politécnica de Valencia y el Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA) del CSIC.

Cómo se aplica

El personal técnico de desinfección va introduciendo en cada una de las unidades el equipo nebulizador. El mismo está previamente programado con los tiempos de aplicación, en función de los volúmenes a desinfectar de cada unidad.

El equipo de aplicación está formado por grupos de dos a tres personas por taller (según taller y unidades a tratar) y de un equipo de nebulización volumétrica KOX.

Con los estudios realizados en los talleres de FGV, se han comprobado los tiempos necesarios para la correcta aplicación del sistema que varían según el tamaño de las unidades.

Según el tipo de unidad, se realiza la nebulización desde un único punto o desde ambos extremos, para garantizar el máximo alcance. La nebulización se aplica con las puertas cerradas.

Posteriormente, un técnico de desinfección, dotado de un traje y mascaras filtro específicas, se introduce a recuperar el equipo de desinfección para su traslado al siguiente punto de tratamiento, dejando las puertas cerradas para que el agente desinfectante continué actuando.

Todos los operarios y operarias que participan en estas operaciones van dotados de EPI adecuados a su función y de sensor personal de seguridad.

Una vez finalizado el periodo de actuación, se procede a la apertura de las puertas para la ventilación de las unidades. Se realiza el control de las concentraciones previamente a la vuelta al servicio de las unidades.