Limpieza Viaria y Medio Ambiente abordan la limpieza del Monte de San Miguel y de barrancos como prevención ante posibles “gotas frías”

El concejal de Limpieza Viaria y Medio Ambiente, Dámaso Aparicio, ha explicado que desde las dos áreas municipales se han iniciado los trabajos de limpieza de residuos, plásticos, enseres y matorrales del entorno del Monte San Miguel y de los distintos barrancos del casco urbano de Orihuela, con objeto de evitar que estos sean arrastrados por las fuertes lluvias que se pueden dar de cara a los próximos meses en nuestra localidad.

Para llevar a cabo estos trabajos, la Concejalía de Medio Ambiente cuenta con una brigada de 15 peones agrícolas procedentes de programas de Fomento empleo que junto a personal de la Concejalía de Limpieza Viaria y RSU están procediendo a retirar todos aquellos elementos que pudieran residuos, enseres, matorrales que se encuentren presentes en dichas zonas y que pudieran dificultar el tránsito de avenidas de agua y el colapso de las zonas de evacuación del agua una vez lleguen estas al caso urbano.

Se está actuando en las zonas de cauce de barrancos cercanas al barrio de San Isidro, Calle Castillo, Pocico Santiago, entorno del Seminario diocesano y Calle Arriba – Rincón Hernandino así como en el barrio de San Antón.

Aparicio, ha explicado que la Concejalía de Medio Ambiente mantiene conversaciones permanentes con la Confederación Hidrográfica del Segura “que nos traslada su compromiso de actuar en la limpieza del cauce del río así como de ramblas y barrancos de su competencia tanto de la parte que corresponde a la sierra como de la zona costera entre los que destaca la previsión de limpieza de río seco y río nacimiento”, ha explicado el edil oriolano.

Dámaso Aparicio ha manifestado su deseo de que “estas medidas se lleven a cabo por igual por parte de todas las administraciones en el ámbito de sus competencias se lleven a cabo lo antes posible para así intentar evitar cualquier en todo lo posible daño en época de fuertes lluvias tanto en Orihuela como en la Vega Baja”.

Para que dichos trabajos sean duraderos, es fundamental la colaboración ciudadana, asumiendo su cuota de responsabilidad en el cumplimiento de la ordenanza municipal y del mínimo sentido común no procediendo al vertido de residuos al medio natural propiciando el depósito de estos en los contenedores habilitados a tal fin.