¿Qué hay que hacer con las mascarillas usadas?

¿Qué hacer con las mascarillas cuando ya no sirven? Tirarlas al contenedor gris sin dudarlo, dentro de una doble bolsa y acompañada de todos los elementos habituales de protección en la lucha contra el coronavirus.

Esa es la instrucción remitida desde los Ayuntamientos a sus vecinos. El reparto masivo de la habitual prenda en la cara con la que se intenta evitar los contagios va acompañada por esa recomendación. Además, señalan que algunos elementos de las mascarillas no son reciclables, con lo que añade un argumento más.

En la Comunitat se repartirán entre ayer y hoy 1,1 millones de unidades, mientras que a finales de esta semana, según anunció este lunes el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, estarán disponibles en todas las farmacias, lo que está por ver.

Poco a poco, incluso cuando se relaje más el estado de alarma, se convertirá en un artículo indispensable en la rutina diaria, pero no se puede reciclar de ninguna manera. Deben depositarse, como señalaron ayer fuentes municipales, en una doble bolsa, al igual que las gafas de plástico, guantes y batas desechables, que se emplean cuando se está al cuidado de una persona enferma en aislamiento. Todo con esa protección para evitar contagios.

Es más, la recomendación del Consistorio es que los guantes utilizados para meter las prendas en la primera bolsa también se tiren dentro antes de anudar la segunda. Máximas garantías y mínimo riesgo de infección.

La Entidad Metropolitana de Residuos trata la basura como lo indica el decreto del Gobierno referido a los desechos durante la pandemia. Nada de lo que se vierte en el contenedor gris, un cargamento diario que acaba en las plantas de tratamiento de Quart y Manises, se revisa de manera manual en las cintas. Los empleados han dejado de emplear este proceso de valorización con el que logran reducir la cantidad que se lleva al vertedero de Dos Aguas. Los residuos se dejan en las cintas y sólo se emplean medios mecánicos para tratar de reciclar algo. Hay imanes, por ejemplo, para los metales.

Más incineraciones

Esto hizo que el pleno del Consell aprobara el pasado día 3 la quema de más basura en la planta de cemento de Buñol, con el fin de aligerar en la medida de lo posible el volumen de residuos que acaba en los vertederos. Así sucedió con las plantas de Algimia de Alfara, Guadassuar y Xixona, capaces de fabricar el llamado combustible sólido recuperado, aquella parte de la basura que no es tóxica y ofrece suficientes calorías para su utilización en algunos hornos industriales.

Las precauciones a la hora de tirar todos los materiales de protección contra el coronavirus no acaban ahí. El Ayuntamiento de Valencia acordó con las contratas de recogida un servicio especial para los contenedores situados en el entorno de las residencias de mayores.

De esta manera se quiere distinguir más el contenido del contenedor gris de estas rutas, como residuos con más riesgo de llevar rastro de coronavirus que pueda resultar infeccioso. Al igual que los anteriores, es tratado sólo por medios mecánicos en las cintas de las dos plantas.

El levantamiento de las restricciones a las actividades no esenciales no supondrá un cambio en el actual sistema de limpieza de calles, comentaron fuentes cercanas al gobierno municipal, al considerar que el estado de alarma sigue vigente plenamente. Así, se mantendrán cien barrenderos para desinfectar.

 

 

 

.

PACO MORENO

Fuente.: lasprovincias.es