ASAJA Alicante responsabiliza al PSOE de los recortes inasumibles del trasvase Tajo-Segura y le acusa de no defender la agricultura

“Los socialistas han cavado la tumba de los agricultores, pero también su tumba política en el Levante”, sostiene José Vicente Andreu

La organización agraria deplora la decisión del Gobierno de recortar en un 40% los caudales trasvasados a Alicante, Murcia y Almería, anuncia que denunciará al Estado por el perjuicio económico y social que supone la supresión de 108 hm3 de caudal y pide que en las próximas elecciones se vote “a fuerzas políticas que no actúen de forma deliberada contra el desarrollo económico y social del sureste peninsular”, según manifiesta el presidente de ASAJA Alicante, José Vicente Andreu.

El dirigente agrario hace un llamamiento al presidente Ximo Puig para que sea más dinámico y solicite una reunión urgente en Madrid con el Ministerio de Transición Ecológica, a fin de evitar el incremento de los caudales ecológicos y la sentencia de muerte de nuestra huerta. “Es el principio de una nueva guerra del agua iniciada por el Gobierno contra el Levante español, cuando lo que debería haber es diálogo y entendimiento”. 

Alicante, 3 de mayo de 2022. Tras la confirmación del recorte en más de 105 hm3 de los caudales del trasvase Tajo-Segura, ASAJA Alicante carga todo su peso socioeconómico y político contra el partido que ha planificado, ejecutado y rentabilizado la muerte de una infraestructura que ha dado de comer y de beber a millones de personas desde hace 43 años. “Pedimos a la sociedad alicantina, almeriense y murciana que sepan quién es el culpable de su ruina y que lo castiguen en las urnas votando otras opciones políticas. El PSOE será el único responsable de la desaparición de 5.000 empleos y de las 27.000 hectáreas de regadío que ahora se convertirán en un páramo”, deplora José Vicente Andreu, presidente de ASAJA Alicante. “El PSOE cava dos tumbas con esta decisión, la de los agricultores levantinos y también su tumba política en esta zona”, zanja, Andreu.

La organización agraria considera además que la decisión adoptada por el Ministerio de Transición Ecológica es puramente ideológica, ya que no obedece a criterios técnicos, y completamente autoritaria, dado que el ministerio ha desoído cientos de alegaciones contra el plan del Tajo.

ASAJA Alicante da un paso más en la línea de batalla que han plantado otras entidades afectadas por la decisión de la ministra, Teresa Ribera, con la connivencia del presidente del Ejecutivo y el resto de la coalición. La organización se suma a la demanda que interpondrá la Diputación de Alicante en reclamación de los 5.000 millones de euros de lucro cesante que causará el cierre de medio trasvase e insta al Gobierno a reunirse “inmediatamente” con los presidentes y consejeros regionales de Murcia y Andalucía que han exigido explicaciones por esta decisión “acientífica, fanática y estúpida”, en palabras de Andreu.

Sobre la demanda que la Generalitat Valenciana ha anunciado en defensa del trasvase, Andreu considera que “llega tarde” y de “forma tibia” al final de una lucha por el agua en la que “Ximo Puig, Mireia Mollà y el resto del Consell se han mantenido de perfil todo el tiempo para proteger su relación con los socialistas y los partidos afines que sostienen la coalición del Gobierno”. “Han delegado la defensa de sus ciudadanos a los técnicos jurídicos de la Generalitat, poniendo a funcionarios a librar en su lugar una batalla política. Los problemas no se solucionan acudiendo a los tribunales por sistema, hay que coger la maleta y subir a Madrid y trabajar por el trasvase”, acusa Andreu. “La aprobación del plan de cuenca del Tajo es una doble victoria de Page y un ridículo absoluto del PSOE valenciano”, lamenta el dirigente agrario.