La Generalitat Valenciana adelanta el toque de queda y aumenta las restricciones en Navidad

A partir del día 21 de diciembre, el toque de queda se baja a las 23:00 horas en toda la Comunidad Valenciana salvo los días 24 y 31 que seguirá permaneciendo a las 24:00. Al mismo tiempo, las reuniones se restringen de diez a seis personas en los días festivos y solo podrán entrar en la comunidad, aquellos que regresen a su residencia habitual.

El repunte de contagios por coronavirus, ha hecho saltar todas las alarmas al gobierno valenciano que ha endurecido las medidas para las navidades 2020. Tal y como ha anunciado el president de la C. Valenciana, Ximo Puig, y la consellera de Sanitat, Ana Barceló tras una reunión del Consejo Interdepartamental, a partir del lunes la hora máxima para circular serán las once (a excepción de Noche Buena y Noche Vieja) y disminuir las reuniones a seis personas.

Algo en lo que no hay excepción, es el cierre perimetral de la Comunitata Valenciana. Queda prohibido salir o entrar del territorio salvo para regresar al domicilio de residencia, por lo que quedan canceladas las opciones para celebrar reuniones con familiares de otras comunidades autónomas. De hecho, tal y cómo viene indicando el Consell desde hace días, se va a pedir desde el Gobierno un refuerzo perimetral ya que, según expresó Puig, la circulación entre territorios es fundamental para evitar una tercera ola de pandemia.

Tanto en espacios públicos como privados, las reuniones siguen manteniéndose en seis personas, un límite que es el establecido actualmente para este tipo de encuentros, aunque con un añadido para los festivos: la concentración de, cómo máximo, dos grupos de convivencia estable.

Estas medidas sitúan a la C. Valenciana como la primera en ampliar las restricciones ante el crecimiento de los contagios. Puig señaló que: “La velocidad de crecimiento de los contagios que, por cuarto día consecutivo han superado los 2.000, ha sido lo que nos ha obligado a realizar estas modificaciones a una semana de Noche Buena”.

“No nos gusta generar incertezas ni corregir medidas que tomamos”, recalcaba el president valenciano, quien justificó que si la situación de la pandemia cambia “nos tenemos que adaptar a ella para combatirla mejor, porque peor sería no hacerlo”. Es por ello, que afirma que, aunque resulta doloroso no pasar las fiestas con los seres queridos, “es lo que tenemos que hacer por prudencia y responsabilidad de todos”.

Estas nuevas restricciones llegan con la esperanza que supone el plan de vacunación que empezará a llevarse a cabo el 27 de diciembre, después de que la Agencia Europea del Medicamento adelantara su reunión para valorar la propuesta de inmunizar a la población. El president añadió también que el plan de vacunación “lo pilotará el mismo equipo humano que el de la gripe” y pidió a la sociedad “no caer en la temeridad de saltarnos las restricciones”.

Control en los establecimientos

No solo las fuerzas de seguridad del Estado, la policía de la Generalitat y las jefaturas de Policía Local de los municipios más poblados coordinarán lo referido al cierre perimetral del territorio, sino que también se incrementarán los controles anticovid en bares y restaurantes para preservar la seguridad de la población y del operativo de Navidad. También se estima que habrá una mayor presencia policial en las calles y campañas para que los ciudadanos sean más responsables estas fiestas.

 

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: Manuel R. Sala y gva.es