Iglesias y Montero presentan una denuncia por amenazas a sus hijos

Presunto delito de incitación al odio pone a Montero e Iglesias al límite

Pablo Iglesias e Irene Montero no están dispuestos a dejar pasar las amenazas que han recibido por redes sociales hacia sus hijos en los últimos meses. El vicepresidente segundo del Gobierno y la ministra de Igualdad ya han presentado este lunes una denuncia por mensajes odio y amenazas a través de la red social de Twitter. No solo por redes sociales han recibido acoso, también han vivido algunos episodios reales que les han hecho tomar la decisión de llevar la situación ante los tribunales.

Consideran que varios usuarios han incurrido en un presunto delito de odio y violencia por sus comentarios en varios tuits. En concreto la demanda recoge dos publicaciones en Twitter en los que se hace referencia a la futura escolarización de los menores. En dichos tuits los usuarios hacen preguntas acerca del centro al que “pretenderán llevar el coletas e Irene a sus hijos”, pues aseguran que “van a ser carne de colleja”. Junto a esa publicación, otro usuario contesta asegurando que “cuando lo anuncien, llevaré a mis hijos a ese colegio para que les inflen de hostias”.

No es la primera que Irene Montero y Pablo Iglesias recurren a los tribunales para tratar de poner el freno a los mensajes de odio y acoso que sufren desde hace meses frente a su casa o cuando han tratado de irse de vacaciones. Las dos querellas presentadas contra simpatizantes de extrema derecha han sido archivadas, aunque ellos siguen denunciando públicamente el acoso ideológico que sufren.

Montero ha enmarcado hoy los episodios como una “estrategia del odio” de la derecha y extrema derecha, que intentan “desestabilizar” creando una “cultura de agresión” en la sociedad española. “Todo el mundo se puede imaginar cómo afecta tener durante tres meses a grupos gritando e insultando a las puertas de tu vivienda”, ha señalado la ministra de Igualdad.

Es por ello, que ha declarado que la situación no puede continuar y que el “odio” no siga “impune”. Sin embargo, y a pesar de las circunstancias acontecidas estos últimos días, ambos han asegurado que no les van a distraer “ni un minuto” de su función que es continuar al frente del Gobierno para desarrollar un plan de recuperación económica que ayude al país a continuar garantizando los derechos de los españoles.

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: José Luís Roca y EFE