Les atxes”, la luz que guía a los Reyes Magos.

La última de las celebraciones del ciclo festivo navideño, la Epifanía o llegada de los Reyes Magos, tiene en Elche un sabor muy especial. Para orientar dicha llegada en la oscura noche del 5 de enero y señalar el camino hacia las casas de los niños que esperan con ilusión los regalos que portan los Magos de Oriente, tras la Cabalgata oficial, se desarrolla en las calles y plazas de la ciudad una interesante tradición.

Una tradición extendida por numerosos pueblos de la geografía mediterránea en recuerdo de la celebración del solsticio de invierno, del renacimiento de la luz solar, que en Elche queda marcada por uno de nuestros Patrimonios de la Humanidad. Se trata de la quema de las llamadas “atxes” o hachas, unas antorchas que los niños encienden a la puerta de sus casas. Como no podía ser de otra manera, estas “atxes” se confeccionan con elementos procedentes de la poda de nuestros huertos de palmeras: palmas secas, “sedassos” o fibras vegetales de los troncos de las palmeras y cuerdas de esparto hasta formar una tea cuya combustión precisa de un constante giro para evitar que se apaguen. Esta costumbre que estuvo a punto de desaparecer hace unos años, ha retornado con fuerza e incluso se organiza un pequeño mercadillo de “atxes” en la Plaça de Baix para facilitar su adquisición.

 

 

 

.

 

.

Fuente.: visitelche.com