La Iglesia, dispuesta a acoger en terreno sagrado los restos de Franco

Madrid, 24 ago (EFE).- La Iglesia ha indicado hoy que acatará el mandato legal de la exhumación de los restos mortales de Francisco Franco del Valle de los Caídos «una vez sea firme y ejecutivo» y ha mostrado su «efectiva disposición para acoger en terreno sagrado los restos mortales de un bautizado».
Así se ha manifestado hoy la Archidiócesis de Madrid en un comunicado tras la aprobación del Gobierno del real decreto ley con el que pretende exhumar del Valle de los Caídos los restos mortales del dictador, un proceso que prevé culminar al final de este año y en el que decidirá su nuevo lugar de enterramiento si la familia no lo hace previamente.
«Como Iglesia no nos compete valorar la conveniencia ni la urgencia de la modificación legal; sí mostrar nuestra efectiva disposición para acoger en terreno sagrado los restos mortales de un bautizado», ha subrayado la Archidiócesis.
Asimismo, ha pedido que haya «acuerdo entre el Gobierno, las distintas opciones políticas y la familia del finado»: «Sin perjuicio de lo anterior, la Iglesia acatará el mandato legal una vez sea firme y ejecutivo», ha continuado.
La Archidiócesis de Madrid ha hecho hincapié en que el traslado de los restos mortales del dictador «se debería hacer con el mayor consenso posible, particularmente entre el Gobierno y la familia del difunto».
Por último, ha expresado que «quiere preservar su independencia política» y fomentar «el espíritu de concordia entre todos los españoles».

 

 

 

 

 

 

Photographs:

Photograph 1:
Varias personas en la entrada de la basílica del Valle de los Caídos. El Gobierno español aprobó hoy una reforma legal para permitir la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos y su traslado a otro lugar «digno y respetuoso» que podrá decidir la familia del dictador. La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, confirmó hoy que la exhumación del cadáver de Franco se hará mediante una modificación de la Ley de Memoria Histórica de 2007, con la previsión de que este proceso haya terminado «a final de año». EFE