Los riesgos de Chatroulette el portal web gratuito para chatear en línea con extraños

Desde 2009, el sitio web gratuito de chat en línea Chatroulette ha estado conectando extraños al azar a través de video y texto.

¿Qué es Chatroulette y cómo funciona?

El sitio web Chatroulette es una página dedicada a video chat en línea, donde los usuarios no tienen límites. Es decir, que pueden entablar una conversación por videocámara o chat texto con la persona que deseen. Su principal regla es que los usuarios se diviertan, sin tener que completar largos formularios o crear un perfil. Pues, solo debe pulsar el botón “iniciar” y el buscador le ofrecerá varias opciones para que elija la de su preferencia. En otra palabra, el sistema lo lleva a un chat aleatorio donde la elección final depende de usted.

Siendo muy difícil para la compañía monitorizar todos los contenidos impropios que se exponen en el sitio. Por lo tanto, sus usuarios se ven expuestos a grandes riesgos. Es por ello, que en la presente entrada se mostrarán algunos de los peligros de Chatroulette que se deben conocer.

A pesar de los esfuerzos de la compañía para monitorizar contenido inapropiado, el sitio tiene muchos peligros para la privacidad de los usuarios. Como puedes imaginar, cada vez que dos extraños se juntan a través de la cámara web, existe la posibilidad de un comportamiento inapropiado e incluso una violación total de la ley. Aquí veremos cuáles son los peligros de Chatroulette y cómo usar esta peculiar red social de forma segura

Funcionamiento

Es un portal web totalmente gratis, donde todos los usuarios desean conversar sobre temas de interés en común. Además, no obliga al usuario hacer algo que no quiera. Todas sus conversaciones se realizan con la cámara web, aunque esté usando el chat de texto la cámara estará siempre activa.

Los principales peligros de chatroulette

Al utilizar Chatroulette el usuario se expone a un lenguaje objetable, comportamiento lascivo e imágenes inapropiadas. Además, muchos hackers informático se dedican a acceder a la dirección IP de los cibernautas de este portal. Así, hacerle daño a la información que se encuentra en su ordenador. A continuación se muestran los principales peligros de utilizar Chatroulette.

Riesgos para la privacidad

Para nadie es un secreto que existe una deficiencia en la privacidad digital, siendo este uno de los peligros de Chatroulette. Pues, ponen en riesgo la seguridad de los cibernautas, ya que la identidad de los usuarios no es totalmente anónima, como se piensa. Además, los usuarios deben ser conscientes que sus acciones en Chatroulette pueden ser usadas para el grooming. También, la persona con la que está chateando puede utilizar su información para robar su identidad personal. En consecuencia, las grabaciones Chatroulette pueden estar siendo monitoreadas para ser publicadas en la web. Asimismo, pueden ser manipuladas para estafar a los usuarios.

Contenidos sexuales

Según las reglas de Chatroulette los menores de 18 años no pueden usar el portal. Debido a que, están expuestos a abusos por parte de depredadores. Sin embargo, esto no ha sido un impedimento para que hagan uso de sus servicios. Además, podrá encontrar algunos usuarios que le soliciten la participación en actos lascivos. También, Chatroulette puede llevar a impulsar a los usuarios a hacer actos sexuales frente de cámara web. Es decir, que el contenido sexual está presente con frecuencia en este sitio web. En síntesis, dentro de los peligros de Chatroulette que quedaron al descubierto fueron la divulgación de datos personales. Además, en este tipo de chat en línea son visitados por depredadores sexuales. Siendo los usuarios están expuestos a sufrir diferentes tipos de acoso. Si vas a usar este portal web debes hacerlo con conciencia de todos sus riesgos.

Las deficiencias de privacidad digital es uno de los peligros de Chatroulette, ya que exponen a los usuarios a riesgos de seguridad. Los usuarios del sitio de video chat pueden no ser tan anónimos como les gustaría creer.

Chatroulette empareja extraños al azar para conversaciones basadas en webcam y chat de mensajería instantánea. Cualquiera de los usuarios puede pasar al siguiente participante elegido al azar.

Chatroulette se puede utilizar para el grooming y el phishing y esto es algo de lo que los usuarios deben ser conscientes.

Otras personas pueden intentar extraer información personal de niños más pequeños, ya sea en un intento de determinar quién son y dónde están, o para recopilar información que podría ser
utilizada para llevar a cabo el robo de identidad.

Las grabaciones de Chatroulette se pueden manipular y abusar para estafas de phishing o se pueden publicar en la web. Por ejemplo, una búsqueda extendida de Chatroulette en Google puede llevarte a numerosos clips de YouTube y con clasificación x. Lo más probable es que los usuarios destacados nunca hayan aceptado que los clips se publiquen en línea. Y en algunos casos, es muy difícil saber la edad del participante.

Contenidos sexuales y sextorsion

Si bien los usuarios menores de 18 años no están permitidos según las reglas del sitio, eso no impide que los menores utilicen el servicio. Los menores en Chatroulette pueden estar expuestos a desnudez y abuso por parte de depredadores.

La edad tampoco protege a los usuarios de ser absolutamente desagradables entre sí. Aunque es posible que conozcas a un buen extraño, también puedes conocer a alguien que no tiene nada mejor que hacer que tratarte terriblemente. También puedes encontrar usuarios que te soliciten que participes en un comportamiento inapropiado.

Porque Chatroulette es impulsada por sus usuarios y colocan lo que sea frente a sus cámaras web, hay un gran potencial para que haya contenido que preferirías que tu hijo no viera.

El contenido sexual no solo está presente, sino que también es bastante frecuente. La desnudez es muy común, al igual que todo tipo de contenido para adultos y anuncios de servicios premium.

Publicidad de productos y servicios fraudulentos

Otro de los peligros de Chatroulette es su uso con fines publicitarios sobre productos o servicios fraudulentos. ¿Cómo? Se muestra una falsa grabación haciendo creer al usuario que está viendo una escena en directo y personalizada a través de la webcam. En ésta se incita al usuario a acceder a un determinado sitio web en el que se le ofrece más servicios o productos, premios, regalos, fotos, vídeos, etc.

Estos sitios web en realidad son fraudulentos y están preparados para instalar virus en el equipo del usuario sin que éste se percate de nada, y son capaces de robar contraseñas de acceso a servicios de Internet, enviar la información almacenada en el equipo al atacante, etc.

Otros videochats aleatorios que comparten estos riesgos

Otro importante videochat que funciona como Chatroulette y comparte sus mismos riesgos es Omegle.

Al usar Omegle, eligen a otra persona al azar y te dejan hablar individualmente. Para ayudarte a mantenerte seguro, los chats son anónimos a menos que le digas a alguien quién eres. Y puedes detener un chat en cualquier momento. Se sabe que los depredadores usan Omegle, así que ten cuidado.

En su sitio web, Omegle se describe como “una excelente manera de conocer nuevos amigos”. De hecho, suena bien, especialmente considerando el hecho de que no tienes que crear un apodo atractivo y puedes fingir ser otra persona sin la necesidad de crear una nueva cuenta falsa como la que tendrías que hacer en Facebook, por ejemplo. Sin embargo, es seguro decir que al usar servicios anónimos tienes la garantía de leer o ver contenido explícito. La gran mayoría de los usuarios de Omegle no buscan hablar de música, deportes o libros, sino que buscan entretenimiento para adultos.

Para fingir una preocupación por la seguridad de los niños y cumplir con la Ley de protección de la privacidad en línea de los niños, Omegle estableció un límite de edad: sus usuarios no deben ser menores de 13 años y, si son menores de 18, pueden unirse a las salas de chat solo con el permiso de los padres. Sin embargo, la edad de un usuario nunca se verifica. Eso significa que cualquier persona, incluso un niño de 6 años, puede iniciar una conversación con extraños.

Omegle también afirma que los chats de video y texto son monitorizados por personas reales. Obviamente, no hay forma de que una cantidad tan grande de todas las conversaciones estén bajo control al mismo tiempo. Por cierto, los chats de texto se monitorizan solo si la dirección IP de un usuario ha sido previamente marcada como spam.

Sin embargo, es muy fácil utilizar otra IP mediante un software especial. Teniendo esto en cuenta, los usuarios pueden comenzar a decir o hacer lo que quieran mientras chatean sin preocuparse demasiado por ser atrapados. Alternativamente, pueden estar desnudos o participando en actos sexuales cuando los niños ingresan a la sala de chat, por lo que este último no tendría la posibilidad de evitarlo.

También hay otros peligros de Chatroulette y Omegle que los niños pueden enfrentar además de estar expuestos a contenido sexual.

  • Pueden divulgar sus datos personales a extraños (correo electrónico, cuentas de redes sociales, número de teléfono, dirección de casa y escuela, etc.). Hacer que un niño revele este tipo de información es tan fácil como quitarle un caramelo a un bebé.
  • Los depredadores sexuales que son invitados frecuentes de chats anónimos pueden hacerlos chatear sin ropa incluso si no quieren y grabar un video para compartir.
  • Los niños pueden sufrir el acoso de cualquier persona por cualquier motivo.
  • También existe el peligro de volverse adicto a hablar con extraños, ya que esta experiencia siempre es inesperada y emocionante, tal como les gusta a los niños.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   — –_Fuentes.: diariodevalderrueda.es    GrupoAtico34