La Policía Nacional ha detenido en Alicante a un varón como presunto autor de un delito de simulación de delito

La Policía Nacional ha detenido a un varón como presunto autor de un delito de simulación de delito al denunciar un robo con violencia con arma blanca que no se produjo
  • El detenido manifestó haber denunciado un robo con violencia por consejo de una persona
  • Simular ser víctima de un delito inexistente provocando actuaciones procesales conlleva una pena de seis a doce meses de multa
  • En las Oficinas de Denuncias y Atención al Ciudadano se informa siempre a los denunciantes de la existencia de este delito y de las consecuencias de su comisión              

09-octubre-2021.- Agentes de la Policía Nacional han detenido a un individuo que simuló ser víctima de un robo con intimidación con arma blanca tras descubrir que tal robo no se había producido según denunció.

Los hechos fueron denunciados en la oficina de denuncias Comisaría de Alicante-Norte, donde el arrestado denunció que un varón le había intimidado colocándole una navaja en la espalda para robarle la bandolera que llevaba con sus pertenencias, manifestando que ocurrieron sobre las diez de la mañana, en una céntrica y concurrida vía pública de la ciudad.

De las investigaciones se hicieron cargo los agentes destinados en el Grupo Operativo de Policía Judicial de la Comisaría de Alicante Centro, quienes, según el protocolo habitual, citaron al denunciante nuevamente para ampliar información y obtener más datos útiles para el desarrollo de la investigación y poder averiguar la identidad del presunto autor.

Tras personarse el denunciante en las dependencias policiales y ser informado por los agentes del inicio de las gestiones de investigación, así como de la necesidad de que aportara datos concretos sobre el lugar exacto y otros menesteres necesarios para comenzar los trámites, éste manifestó a los agentes que no se iniciaran tales trámites, puesto que los hechos no habían ocurrido del modo en que denunció y que nadie le había intimidado con una navaja para robarle, de hecho, especificó que un conocido le había aconsejado interponer la denuncia en esos términos, motivo por el que los agentes paralizaron la investigación, procediendo a su detención.

Según parece, realmente, la bandolera con sus pertenencias la dejó olvidada en su vehículo y éste lo dejó abierto, siendo sustraída por persona desconocida, por lo que en este caso, el delito, se trataría de un hurto y no un robo con intimidación. Esto es lo que el vigente código penal tipifica como una simulación de delito, conllevando una pena de seis a doce meses de multa.

El detenido, de nacionalidad española, de 60 años de edad, sin antecedentes previos, fue puesto en libertad con cargos tras declarar en Dependencias policiales a la espera de ser citado por la Autoridad Judicial, iniciando una nueva investigación los Policías de investigación sobre el hurto de la bandolera que sí ocurrió.

Los denunciantes son informados al interponer sus denuncias

Dado que el desconocimiento de la norma no exime de su cumplimiento, la Policía Nacional, plasma en todas las denuncias que los ciudadanos interponen, el artículo recogido en el código penal que contempla la comisión de este tipo delictivo, facilitando al ciudadano la información precisa al respecto, para evitar que incurran en su comisión. Sin embargo, algunos denunciantes optan por hacer caso omiso a tales advertencias y denuncian ser víctimas de robos que no han ocurrido, generalmente para dar parte al seguro y ser indemnizados, siguiendo consejos de terceras personas a veces, incurriendo así en otro delito más, de estafa en este caso, al tramitar la reclamación al seguro mediante engaño.

Simular un delito no favorece la investigación policial

Por otro lado, según la experiencia policial de los agentes que investigan este tipo de delitos, los trámites de investigación son diferentes dependiendo del tipo de delito ocurrido, por lo que, cuando las víctimas de un delito menos grave denuncian otro hecho distinto, no favorece en absoluto la investigación policial, sino que la dilata más en el tiempo e incluso ocasiona la pérdida de posibles pruebas.

Muchas de estas denuncias simuladas, terminan por ser descubiertas por los Policías investigadores por lo que, lamentablemente, se les termina imputando a los denunciantes un delito procediéndose a su detención, lo que resulta a priori incongruente pues, muchas veces el denunciante, sí ha sido víctima de otro delito menos grave, convirtiéndose en estos casos la víctima de un delito en autor de otro.