Un plan de compra de vivienda para jóvenes, el próximo reto del Gobierno y la banca española

El Ejecutivo del Gobierno, estudia el plan a medio plazo para avalar parte de las hipotecas otorgadas a menores de 35 años

La presidenta del Banco Santander planteó un nuevo plan de compra de vivienda para jóvenes que estén estudiando hace ya más de dos meses. Tras el tiempo transcurrido, el gobierno acepta la propuesta y se pone en marcha para trabajar en este nuevo reto.

Lo que al principio parecía una idea al aire y poco estructurada, ha acabado por coger forma. Tanto el Ejecutivo de Pedro Sánchez como la banca ya se han puesto en marcha para hacer realidad lo que se está plasmando sobre el papel. A mediados de junio, la banquera en la macrocumbre empresarial de CEOE afirmaba que: “Los jóvenes fueron los grandes perdedores de la última crisis”. Es por ello, que consideran necesario y conveniente que se lleve a cabo.

Fue en un primer momento, la única que lanzó la propuesta al Gobierno entre las entidades financieras. Al principio, el plan no fue recibido con demasiado entusiasmo entre los organismos políticos, ni tampoco en el sector de la Moncloa. Aun así, la disposición ha cambiado, y el plan se pone en marcha.

La idea principal de la propuesta es dar acceso y posibilidad a los menores de 35 años de comprar una vivienda. Normalmente, los bancos otorgan hipotecas entre un 60% y un 70% a estos colectivos del valor de los inmuebles. No se conceden porcentajes más altos, ya que eso supondría un desembolso muy elevado y el hecho de tener que asumir riesgos que pueden costar muy caros. Esto provoca que la mayoría de jóvenes que rondan esa edad, ni si quisiera de planteen la compra de una vivienda.

La presidente del Banco Santander propone que las principales entidades financieras del país puedan otorgar incluso hasta el 95% del valor de la propiedad hipotecaria. ¿Cuáles serían las herramientas para hacer esto posible? La intervención del Estado. La fórmula propuesta residía en la idea de establecer garantías públicas del Instituto de Crédito Oficial (ICO) avalando de esta manera, hasta el 20% de los préstamos y repartiendo los riesgos.

A pesar de que en España parezca una idea novedosa, no somos los precursores de la misma. En Reino Unido ya lleva años funcionando bajo el nombre de “Help to Buy”. Los promotores españoles ya llevan muchos años proponiendo alternativas similares para el sector residencial. Muchos afirman que, según los cálculos, predicen que gracias a esta iniciativa se crearían alrededor de 1,7 millones de empleos y beneficiaría a 500.000 hogares.

Fuentes oficiales indican que, aunque el plan ha sido aceptado, en este momento no es una prioridad en la lista para el Gobierno. Se trata de una propuesta a medio plazo, donde pueda contarse como una idea que forme parte de un plan más amplio y no solo como idea única y separada. En este contexto, la ley estatal de vivienda que pretende aprobar el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) el año próximo se erige como una opción para incluir este tipo de estímulos.

Las posturas tanto del Ejecutivo del Gobierno como de la banca son claras y ambos deben llegar a un acuerdo firme para sacar el plan adelante y conseguir ese 20% de aval. El brazo negociado de la banca, será en este caso la Asociación Española de Banca (AEB) quienes fueron en primer momento los transmisores del plan. Como antes adelantábamos, no solo la banca está ejerciendo presión, sino también los promotores están intentando impulsar este tipo de ayudas que faciliten el acceso a la vivienda en propiedad.

Daniel Cuervo, director general de la Asociación Promotores Inmobiliarios de Madrid (Asprima), afirma que el Gobierno se está planteando distintas fórmulas para llevar a cabo el plan, aunque al mismo tiempo destaca cierta resistencia por parte del Ejecutivo que señala, están interesados en primar la concesión de ayudas a personas en riesgo de exclusión. Asimismo, la patronal incluye en su propuesta a las aseguradoras, que sustituirían los avales del Estado por una póliza que cubriera alrededor del 15% del préstamo.

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: Karolina Grabowska y guimarconsulting.es