Bandera azul para la «isla pirata» de Tabarca que ocupó Barbarroja

Algunos apellidos de sus habitantes actuales son italianos por la repoblación en el siglo XVIII con antiguos prisioneros genoveses en Túnez

Tabarca es conocida como « isla pirata» del Mediterráneoporque durante siglos fue aprovechada como base por estos bandidos para preparar sus ataques a las costas alicantinas cuando venían navegando desde África. Esta semana, su coqueta playa ha recuperado la bandera azul después de una década y los miles de turistas que la visitan cada año tienen así otro aliciente para disfrutar de un pedazo de tierra con una historia de película de aventuras.

Vestigios de ese pasado belicoso se pueden contemplar en el extremo opuesto a la playa de la isla, la zona amurallada donde se iba a construir una plaza militar completa, aunque luego se quedó en proyecto, o también la Torre de San José, para vigilar las llegadas de los piratas.

Además de esa huella histórica de piedra -de la cantera propia- este rincón ofrece las mejores vistas de la cercana Santa Pola (a 9 kilómetros de distancia) y el litoral de los Arenales (Elche) y un poco más lejos (14 kilómetros) de Alicante.

Cuando el Rey Carlos III ordenó la defensa organizada de la isla, a finales del siglo XVIII, sus moradores estaban hartos de ser víctimas de los asaltos de los piratas berberiscos, entre ellos, tiempo atrás los temibles hermanos Barbarroja.

El nombre de Tabarca surgió como Nueva Tabarca, en realidad, porque de la isla tunecina de Tabarka procedían los más de 300 prisioneros de origen genovés liberados por el monarca español, con los que se llevó a cabo una repoblación con cristianos en suelo alicantino, ya que había sido refugio habitual de piratas musulmanes, lo que no gustaban a Carlos III.

De ahí que todavía queden algunos apellidos italianos entre los actuales habitantes de Tabarca, descendientes de aquellos genoveses cautivos venidos de la otra isla, hoy accesible desde un istmo por Túnez, conectada al continente.

Antes de adoptar esa denominación, se la conocía también como la «Illa Plana» («Isla Llana») por su orografía, en la que abundan, eso sí, los rincones rocosos y algunos acantilados.

Reserva marina

Si su pasado apasiona, el presente y el futuro de Tabarca parece prometedor como destino turístico que se consolida ahora con su bandera azul, una garantía de calidad de los servicios de su playa. En el resto de su perímetro hay también varias calas de aguas cristalinas, no en vano, la isla tiene el reconocimiento de reserva marina y unas praderas de posidonia excepcionales con una de las aguas más puras del Mediterráneo.

La concejal de Turismo de Alicante, Mari Carmen de España, ha mostrado su satisfacción por la recuperación de esta bandera azul, «tras varias reuniones del equipo de Gobierno municipal con Costas». Asimismo, ha recordado que este «reconocimiento a nivel internacional» lo otorga la Fundación para la Educación Ambiental (FEE) cada año, y recompensa tanto la calidad de los servicios que se prestan en la arena y en el agua, como la gestión medioambiental, la accesibilidad, la seguridad y la limpieza.

La ciudad de Alicante -a la que está adscrita administrativamente Tabarca- cuenta este año con seis kilómetros de playas con banderas azules y la Comunidad Valenciana es la autonomía española con mayor número de estos distintivos (135), con Alicante como la provincia que acumula más galardones, con un total de 71, tres más que el año anterior.

 

 

Fuentes.: ABC Comunidad Valenciana 

J. L. Fernández