La primera Ministra de Nueva Zelanda anuncia que reformará la ley de armas

El autor de la masacre ingresa en prisión imputado por la muerte de 49 personas y las heridas de otras 48 personas, incluidos niños

La primera Ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, prometió este sábado que el país endurecerá la legislación sobre acceso a las armas, después de la matanza de 49 personas en dos mezquitas en la ciudad de Christchurch. En los ataques resultaron heridas otras 48 personas, incluidos niños. Según Ardern, el detenido por los disparos había comprado legalmente cinco armas largas, incluyendo dos rifles semiautomáticos.

La normativa neozelandesa para acceso a armas es más permisiva que la de su vecina Australia, que adoptó un estricto régimen de control de armas después de una masacre similar en 1996. De acuerdo con Ardern, el australiano Brenton Tarrant poseía una licencia para armas, expedida en noviembre de 2017, con la que compró legalmente las armas que utilizó en la matanza de las dos mezquitas.

«El simple hecho de que este individuo obtuvo una licencia y adquirió armas de ese poder, hace que las personas claramente reclamen un cambio, y yo estoy comprometida a eso», dijo primera ministra. «Les puedo decir ahora una cosa: nuestras leyes sobre armas van a cambiar», aseguró.

De acuerdo con Ardern, ni Tarrant ni las dos otras personas que fueron detenidas eran objeto de sospechas por parte de las fuerzas de seguridad. «He pedido a nuestras esta mañana que trabajen rápidamente investigando si hubo alguna actividad en redes sociales que pudo haber gestado una respuesta. Ese trabajo ya ha sido iniciado», dijo.

De acuerdo con los investigadores, una de las armas utilizadas por Tarrant fue un fusil AR-15, el mismo modelo usado en varias masacres en Estados Unidos, incluyendo la de la escuela de Sandy Hook, en 2012.

Pero a pesar del horror de la matanza en Christchurch, varios vecinos contactados por AFP este sábado mostraron su escepticismo sobre el control de armas. «Espero que no sea un acto reflejo. Sólo porque mucha gente muere en las calles no prohibimos los automóviles. Tiene que haber una investigación adecuada», dijo Matthew Simmonds.

Nueva Zelanda había reformado su legislación sobre acceso a rifles semiautomáticos en 1992, dos años después que un hombre con problemas mentales mató a balazos a 13 personas en la sureña ciudad de Aramoana. Sin embargo, los esfuerzos para reforzar esa ley, incluyendo la prohibición de las armas semiautomáticas, resultaron bloqueados en el parlamento.

Ante el juez

Por su parte, Brenton Harrison Tarrant pasó este sábado a disposición judicial, donde fue imputado con un cargo de asesinato por la matanza. Las autoridades neozelandesas prevén imputar más cargos al detenido, al que el juez decretó prisión provisional hasta que comparezca de nuevo ante el tribunal el próximo 5 de abril.

El presunto autor, con ropa blanca de preso y con grilletes en las manos y los pies, hizo un gesto con las manos propio de los grupos de supremacía blanca flanqueado por dos policías en el tribunal del distrito de Christchurch.

De los otros tres detenidos este viernes tras el ataque, uno fue liberado sin cargos y que otros dos están siendo investigados por la policía. La policía indicó que no busca a ningún otro sospechoso por los atentados, si bien no descartó que hubiera más personas implicadas, mientras que la primera ministra aseguró que el país mantiene el estado de alerta.

El atacante, con ropa militar, grabó durante 17 minutos la matanza en una de las mezquitas y lo retransmitió en directo en Facebook, donde se podía ver cómo disparaba a bocajarro contra numerosas personas y cambiaba al menos dos veces de cargador.

El supuesto responsable también colgó un manifiesto en las redes sociales con ideología extremista y proclamas contra los musulmanes los inmigrantes.

AGENCIAS Christchurch