El Consell declara bien de interés cultural el santuario y las termas romanas de Mura en Llíria

– El decreto establece también el régimen de la zona arqueológica, con indicación de los usos permitidos y del régimen de intervención

(09/11/2018) El Pleno del Consell ha aprobado el decreto por el que se declara bien de interés cultural, en la categoría de zona arqueológica, el santuario y las termas romanas de Mura, en Llíria.

Además de la declaración como bien de interés cultural, el decreto establece también el régimen de la zona arqueológica, con indicación de los usos permitidos y del régimen de intervención en la zona protegida.

Cabe recordar que la tramitación del expediente se inició por resolución de incoación de 9 de junio de 2018, de la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte. Tras la incoación, se ha seguido el procedimiento legalmente previsto, solicitando informes a las consellerias afectadas, sin que conste ninguna alegación en la declaración.

Además, en el expediente constan los informes favorables del Consell Valencià de Cultura, de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos y de la Universitat de València-Estudi General. También consta un pronunciamiento de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados, de aprobación de una proposición no de ley para garantizar la protección, conservación y promoción del santuario oracular y las termas de Mura.

El santuario y las termas romanas de Mura constituyen uno de los conjuntos arqueológicos y arquitectónicos monumentales más singulares e importantes de la Hispania Romana y mantiene un buen estado de conservación. Los restos conservados forman parte de un complejo de carácter público, en que se diferencian dos zonas: una religiosa (santuario) y un conjunto termal doble con sus dependencias dotacionales.

El yacimiento está integrado por cuatro partes principales: las vías (vía de los templos y vía de las termas, con dos monumentos funerarios); la parte del templo griego y tasca (con restos de un edificio en forma de templo griego y de una tasca que conserva restos de pinturas al fresco de sus aposentos); la parte con restos de una construcción denominada hospitia u hospitalia y de otro templo; y la parte de las termas (con dos edificios termales y dependencias de servicios).

Riqueza arqueológica

Cabe destacar que Llíria, antigua Edeta, es junto con Saguntum y Valentia una de las ciudades de referencia de nuestro territorio para las épocas ibérica y romana.

Los restos más monumentales y representativos de esta antigua ciudad romana son, hasta la fecha, los correspondientes al ámbito ocupado por el santuario y las termas romanas de Mura.

En un primer momento este espacio correspondía a una zona situada fuera de la urbe. A partir de mediados del siglo I d. C., la ciudad crece con la construcción de nuevos espacios públicos que implican la ampliación de la urbe romana, absorbiendo los antiguos monumentos funerarios.