El último salto de la valla fronteriza eleva a 1.400 los migrantes que han entrado por Ceuta

Madrid, 22 ago (EFE).– El último salto de la valla fronteriza de Ceuta protagonizado hoy por 116 inmigrantes subsaharianos, en el que han resultado heridos siete guardias civiles, eleva a 1.400 el número de personas que han entrado este año en España por esa vía.

La agresividad empleada por los migrantes en este asalto masivo ha rescatado las peticiones de las asociaciones de guardias civiles de que se refuerce la protección de los agentes que trabajan en ese perímetro fronterizo entre Ceuta y Marruecos, ya formuladas tras el salto de la valla por parte de 600 personas el pasado 26 de julio.

Según los últimos datos publicados hoy por el Ministerio del Interior, hasta el 15 de agosto, el total de llegadas de inmigrantes a España, tanto a través del mar como por las fronteras terrestres, asciende a 29.541 personas, 16.443 más que en el mismo periodo del año anterior -que fueron 13.098-.

Sin contabilizar este último asalto, en el que han entrado 116 migrantes, se habían registrado 1.281 llegadas de inmigrantes por la frontera de Ceuta, un 21 % menos que en el mismo periodo de 2017, que fueron 1.623 los llegados por esta vía terrestre.

Con la entrada de hoy, siguen siendo inferiores las cifras de llegadas por la valla de Ceuta respecto al mismo periodo del año anterior.

El nuevo asalto a la valla se ha producido alrededor de las 9.00 horas, cuando los inmigrantes han logrado acceder por la zona de Finca Berrocal, el mismo lugar por donde lograron acceder con gran violencia y a la carrera 602 inmigrantes a finales de julio.

Según el registro de Interior, otros 263 inmigrantes han llegado en 22 embarcaciones a la ciudad autónoma de Ceuta.

Respecto a Melilla, los últimos datos sí que destacan un aumento de llegadas, tanto vía terrestre que fueron 2.901 (565 más que en ese periodo de 2017) y como por pateras, 478 (239 más).

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha expresado su apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en particular a los agentes de la Guardia Civil heridos hoy.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, Sánchez ha destacado el trabajo de los cuerpos policiales que están «afrontando de forma ejemplar el desafío migratorio».

«El #Gobierno trabaja por el diálogo y la cooperación con países de origen y tránsito y por una gestión común, eficiente y humanitaria de la migración», termina el tuit del presidente.

La Guardia Civil ha destacado la gran violencia empleada por los inmigrantes en este asalto, donde han llegado a emplear, además de cizallas, palos y objetos cortantes, cal viva, ácido de baterías y excrementos, que arrojaron a los agentes, al igual que en el último asalto masivo en julio.

De los siete agentes heridos, uno ha tenido que ser trasladado al Hospital Universitario de Ceuta, aunque su estado no reviste gravedad, según la Comandancia de la Guardia Civil.

Las demandas de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) pasan porque se permita el uso de medios para el control de masas, como escudos que puedan repeler los productos que los inmigrantes arrojan contra ellos, y material antidisturbios, entre otros.

Esta asociación teme que, de no reforzar los medios de los agentes, sus vidas puedan llegar a correr peligro, sobre todo en asaltos como el producido esta mañana, en el que los inmigrantes han empleado una gran violencia contra los agentes, según ha informado a Efe el instituto armado.

Destaca además «la sensación de abandono institucional, rabia e impotencia» que crece entre los agentes y solicita que también «se solucionen los problemas que afectan a las cámaras de seguridad, el aumento del número de agentes en la zona y la dotación de vehículos y material adecuados».

El Ministerio del Interior reforzó la plantilla de la Comandancia de la Guardia Civil de Ceuta con una veintena de nuevos agentes, tras la entrada de los 602 inmigrantes del 26 de julio, cinco vehículos de apoyo y un helicóptero con visión nocturna y base permanente en Ceuta, un dispositivo que se dijo será ampliado de manera progresiva.

Por su parte, la Cruz Roja ha trasladado a cinco de los 116 inmigrantes hasta el servicio de urgencias del hospital, para ser atendidos de cortes provocados por las concertinas del vallado fronterizo.

Piden más protección para la Guardia Civil tras un nuevo asalto a la valla de Ceuta

Madrid, 22 ago (EFE).- La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) reclama más medios de protección para los agentes después de que siete de ellos hayan resultado heridos durante el asalto esta mañana de más de un centenar de inmigrantes a la valla que separa el perímetro fronterizo que separa Ceuta de Marruecos.

En concreto, las demandas de la AUGC pasan por que se permita el uso de medios para el control de masas, como escudos que puedan repeler los productos que los inmigrantes arrojan contra ellos, y material antidisturbios, según explica la asociación en un comunicado.

Una solicitud también compartida por la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) que denuncia en otro comunicado «la indefensión» de los agentes destinados en la zona, y que tanto la AEGC como la AUGC transmitieron el pasado 26 de julio cuando se produjo otro asalto masivo a la valla, en esa ocasión de en torno a 600 subsaharianos.

La AUGC teme que, de no reforzar los medios de los agentes, sus vidas puedan llegar a correr peligro, sobre todo en asaltos como el producido esta mañana, en el que los inmigrantes han empleado una gran violencia contra los agentes, según ha informado a Efe el instituto armado.

Cizallas, palos y objetos cortantes han sido algunos de los métodos que han llegado a emplear, además de cal viva, ácido de baterías y excrementos que han arrojado a los agentes, como ya lo hicieron el pasado 26 de julio.

Como consecuencia, siete agentes han resultado heridos y uno ha tenido que ser trasladado al Hospital Universitario de Ceuta, aunque su estado no reviste gravedad.

La asociación alerta de que «estas prácticas cada vez más agresivas» ponen en riesgo la integridad de los guardias civiles que trabajan en el perímetro fronterizo y que cuentan «con un número y unos medios muy escasos».

Destaca además «la sensación de abandono institucional, rabia e impotencia» que crece entre los agentes y solicita que también «se solucionen los problemas que afectan a las cámaras de seguridad,Los saltos responden a una escalada larvada desde hace mucho tiempo el aumento del número de agentes en la zona y la dotación de vehículos y material adecuados».

Al margen de esta reclamación, la AUGC traslada su «apoyo y aliento en la labor, tan sacrificada como anónima, que realizan los guardias civiles que trabajan en territorios fronterizos» a pesar de no contar con los «medios materiales adecuados y con personal insuficiente para controlar la inmigración irregular».

Por su parte, la Asociación Española de Guardias Civiles reclama con urgencia «soluciones efectivas» e interpela directamente al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para que atienda las necesidades de los agentes destinados en el perímetro fronterizo que separa Ceuta de Marruecos.

«Este gobierno y su ministerio no pueden seguir esperando a que desde Europa o Marruecos decidan colaborar», señala la asociación, y añade: «La solución al problema tiene que llegar ya».

Los saltos responden a una escalada larvada desde hace mucho tiempo

Valencia, 22 ago (EFE).- La secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, ha asegurado que el último salto a la valla de Ceuta responde «a una escalada que venía larvando desde hace tiempo», debido al cierre de las puertas de salida de los emigrantes de África por el Mediterráneo más oriental y central.

Botella se ha referido así en Valencia al último salto de la valla fronteriza de Ceuta protagonizado hoy por 116 inmigrantes subsaharianos, en el que han resultado heridos siete guardias civiles.

Ha recordado que el Gobierno trabaja «en una alternativa a las concertinas», lo que no significa que éstas vayan a desaparecer, sino que se busca «una alternativa en la configuración de una valla que puede ser mucho menos lesiva y mucho más efectiva en evitar los saltos».

«La valla lo que pretende es frenar los saltos, lo que se puede lograr sin que haya ese nivel de heridos cuando pasan por esos materiales», ha manifestado la secretaria de Estado.

Ha señalado que la circunstancias «todavía son las que son» y aunque ha indicado que la solución pasa por la colaboración con Marruecos para evitar las concentraciones en la frontera en Ceuta y Melilla y que se produzcan los saltos, también se intenta proteger al máximo a los agentes.

Esa protección pasa, según Botella, por aumentar las dotaciones, como han hecho este verano, y dotarlos de todos los elementos de protección que puedan tener. «Estamos reforzado también su seguridad porque son nuestros efectivos y están ahí para poder hacer su trabajo con toda la seguridad», ha afirmado.

Ha señalado que el Gobierno lleva todo el verano trabajando con los cuerpos de seguridad del Estado y con la Unión Europea para activar todos los mecanismos para apoyar a los países ribereños «que quieren colaborar pero que también se ven en muchos casos sobredimensionados por la presión de los subsaharianos que quieren pasar».

En apenas dos meses, el Gobierno «lleva una intensa agenda de trabajo», que incluye a Marruecos, su socio principal y país de referencia en el tema de la inmigración, y con el que en septiembre mantendrá un encuentro bilateral para hablar de este tema.

También se trabaja, según Botella, para que este tipo de salidas no sea la solución y que estas personas «no tengan que arriesgar su vida con estas salidas que les sitúan en unos éxodos muy terribles desde todos los puntos de vista».

Sobre las críticas del PP a la política de inmigración del Gobierno, Botella le ha instado a «repasar qué ha hecho, como partido y como gobierno, en los últimos años para mejorar la situación en el ámbito de la inmigración» y ha destacado que los mayores saltos a las vallas de Ceuta y Melilla se han dado en épocas del Gobierno reciente del PP.

Ha criticado que el Gobierno anterior no estableciera una estrategia en esos años, ni siquiera «una tan básica como un centro de acogida en el sur», como el que ha puesto en funcionamiento el Ejecutivo en estos dos meses, «para poder atender a esas personas».

Ana Botella ha agradecido y felicitado a los cuerpos de seguridad que trabajan en la zona del Estrecho «dando un trato exquisito y humanitario a todas las personas que llegan».

 

 

 

 

 

 

 

Photographs:

Photograph 1:
Alrededor de 200 inmigrantes subsaharianos han logrado saltar la valla fronteriza que separa Ceuta de Marruecos en un día en el que se celebra la Pascua del Sacrificio, en un asalto en el que cinco guardias civiles han resultado heridos. EFE

Photograph 2:
Alrededor de 200 inmigrantes subsaharianos han logrado saltar la valla fronteriza que separa Ceuta de Marruecos en un día en el que se celebra la Pascua del Sacrificio, en un asalto en el que cinco guardias civiles han resultado heridos. EFE

Photograph 3:
Alrededor de 200 inmigrantes subsaharianos han logrado saltar la valla fronteriza que separa Ceuta de Marruecos en un día en el que se celebra la Pascua del Sacrificio, en un asalto en el que cinco guardias civiles han resultado heridos. EFE

.

.