La primera ola de calor del verano se acerca a su fin

Madrid, 5 ago (EFE).- La primera ola de calor del verano, que en principio finaliza mañana y que ha provocado la muerte de tres personas y la hospitalización de al menos otras dos, ha traído temperaturas máximas de 46,6 grados, ayer, en El Granado (Huelva) y de 46 en Badajoz, y el pasado viernes de 45,6 en Montoro (Córdoba).
Este fenómeno comenzó el miércoles 1 de agosto y los peores días de calor, en general, han sido el viernes y el sábado; mañana llega a su término pero las próximas horas habrá que seguir pasando calor.
La ausencia de nubosidad generalizada, el bochorno y los termómetros elevados seguirán siendo protagonistas en casi toda España al menos hoy y mañana; de hecho, al igual que estos últimos días, se prevé que el lunes puedan estar en alerta -naranja y amarilla- por riesgo de máximas temperaturas más de 30 provincias.
No obstante, esto mejorará y cada día y cada noche el calor perderá intensidad.
Y es que, a partir de mañana, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), se irá acercando a la península un frente atlántico que será el responsable de poner fin a esta ola de calor y que podría traer, al final de la jornada de mañana, cielo encapotado en el norte y oeste de Galicia, además de las primeras precipitaciones en el litoral de esa comunidad y norte de Asturias.
Esto llegará después de una ola de calor de seis días en la que ayer sábado se registraron las temperaturas más altas: las estaciones meteorológicas de municipios de Huelva, Badajoz, Córdoba y Sevilla marcaron temperaturas entre los 44 y 46,6 grados.
Las tres últimas noches en estas zonas, al igual que en la mayor parte del país, han sido sofocantes y de insomnio; por ejemplo, en Barcelona, en el puerto de Palma, en Alajar (Huelva) y en Serradilla (Cáceres) las mínimas estuvieron alrededor de los 28 grados.
Frente a este calor, otros tuvieron más suerte, sobre todo en zonas altas: ayer se registraron mínimas de 9,8 grados en Cedrillas (Teruel) o de 10 en Benasque (Huesca), a primera hora de la mañana.
Hoy los termómetros han marcado mínimas incluso por debajo de esos 10 grados, como en Villablino (León), donde ha amanecido con 7,7 grados, o en Palacios de la Sierra (Burgos), con 8,7 grados.
Las máximas hoy domingo, según los datos registrados por la Aemet hasta las 14:10 horas, se han alcanzado esta mañana otra vez en Extremadura, en Mérida y en Badajoz, con casi 42 grados.
Estas altas temperaturas han dejado estos días, por golpes de calor, tres fallecidos, dos en Murcia y uno en Barcelona. También hay dos hombres hospitalizados, uno en Murcia, que evoluciona favorablemente, y otro en Cartagena, que sigue grave.
Las autoridades, tanto sanitarias como de Protección Civil, recomiendan siempre en esta época limitar la exposición al sol, mantenerse en lugares correctamente ventilados, ingerir comidas ligeras y regulares y beber frecuentemente agua y líquidos.
Además, no hacer ejercicios físicos prolongados en las horas centrales del día.
Cuando hace tanto calor, el riesgo de incendios también aumenta y esta vez se ha visto agravado en algunos puntos del interior y Pirineos por las tormentas secas, que se producen precisamente por el elevado calor y la formación de nubes de tormenta que no están suficientemente cargadas de agua para provocar chubascos pero sí para que se den rachas de viento fuerte y caigan rayos.
A día de hoy, el mapa de incendios de la península y Baleares sigue prácticamente todo en rojo -riesgo extremo- y naranja -muy alto-; La Palma, El Hierro y Tenerife también están en naranja.
Por eso hay que extremar las precauciones en las actividades en el campo y no arrojar cigarrillos, basuras y, especialmente botellas de vidrio que hacen efecto lupa con el sol: las negligencias provocan gran parte de los incendios, recuerda Protección Civil.
En Nerva (Huelva) ya está controlado, tras casi 70 horas de trabajo por parte de los efectivos, el incendio forestal que se declaró el pasado jueves en el paraje Sierra de San Cristóbal y que ha afectado a 1.747 hectáreas, mientras que el fuego en San Vicente de Alcántara (Badajoz), que se declaró el viernes, está estabilizado.

Ingresado en estado crítico en Ciudad Real por un posible golpe de calor

Ciudad Real, 5 ago (EFE).- Un hombre de 56 años permanece en estado crítico en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital General Universitario de Ciudad Real desde ayer, cuando ingresó con síntomas compatibles con un golpe de calor.
Según el último parte médico facilitado por el centro hospitalario, el hombre, que presentaba factores de riesgo por patología de base y que había estado expuesto al sol de forma continuada, padece disfunción multiorgánica y se encuentra con soporte vital respiratorio y hemodinámico, ha informado la Consejería de Sanidad en nota de prensa.
La Consejería recomienda que en esta época del año evitar las largas exposiciones al sol, máxime cuando se combina con esfuerzos físicos, y la necesidad de una buena hidratación y el uso de protección que aíslen el cuerpo de la exposición directa al sol.
El calor intenso obliga a nuestro organismo a hacer un esfuerzo mayor para mantener la temperatura corporal normal, ya que, si no se regula adecuadamente, podemos sufrir un golpe de calor, patología de la que conviene conocer los síntomas para tomar medidas a tiempo.
Los principales síntomas son sequedad y piel roja, pulso acelerado, dolor intenso de cabeza, calambres musculares y fatiga, náuseas y vómitos, confusión y pérdida de conciencia.
La Consejería de Sanidad ha recordado que en caso de producirse estos síntomas lo mejor es acudir a un centro sanitario o llamar a los servicios de emergencias (112) y, mientras se espera, enfriar el cuerpo con paños de agua fría o con una ducha.

Mitigar el calor también puede ser ecológico

Madrid, 5 ago (EFE).- El esquema mental ante las altas temperaturas en España ha hecho del aire acondicionado la principal opción para mitigar el calor, si bien existen otros sistemas y mecanismos “más naturales” y sostenibles, según han explicado a EFE varios expertos.
Es el caso de los denominados enfriadores evaporativos, que emplean una tecnología “absolutamente natural” al recrear “el proceso de transpiración del cuerpo humano”, ha explicado el impulsor de Tromax, una de las empresas que los comercializa, Ángel Cordero.
Estos aparatos cuentan con siete piezas, entre las que se incluyen varias planchas de celulosa, un depósito de agua que humidifica la celulosa y un ventilador acoplado en su interior, cuenta Cordero.
“Al ponerse en marcha, el ventilador absorbe el calor, haciéndolo pasar por los paneles y salir fresco por el otro lado”, indica acerca del sistema, que puede llegar a reducir en 12 grados la temperatura ambiente.
Este mecanismo adapta una práctica desarrollada “en regiones de la cuenca Mediterránea hace más de 2.000 años”, que consistía en colocar mantas húmedas sobre las ventanas para refrigerar el aire que penetraba por las viviendas.
El sistema no requiere gas alguno, además de suponer un gasto de agua de entre 8 y 10 euros trimestrales y lograr una reducción “de hasta diez veces” del consumo eléctrico, frente a otras tecnologías, según advierte.
Por su parte, un aparato de aire acondicionado puede llegar a emitir entre 520 y 3.250 gramos de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera y costar entre 8 y 50 céntimos la hora, según datos recogidos por la plataforma Habitissimo, cuyo director general, Carlos Naveda, señala una serie de “recomendaciones” para un consumo más responsable.
Ante todo, se ha de “evitar programar el aire a una temperatura demasiado baja” -por debajo de los 22 ºC- ya que, según indica, esto consume más y, contra la “creencia popular”, no implica una mayor rapidez en la refrigeración de la sala.
Otra medida sería, según Naveda, el compatibilizar este aparato con otros como un ventilador, “capaz de desplazar” el aire frío generado por el aire acondicionado o por corrientes existentes en la vivienda.
Mantener las puertas cerradas entre estancias, así como apagar los electrodomésticos en desuso, son otras de las propuestas de Naveda para combatir el calor estival.
La mitigación de las altas temperaturas a nivel doméstico se puede lograr también con medidas de aislamiento térmico, que “no siempre han de conllevar una reforma íntegra” del hogar, sino que pueden implicar “pequeñas técnicas de diseño pasivo”, ha indicado a EFE el arquitecto Alberto Monreal, del estudio zaragozano Arquitecturas Naturales.
Por ejemplo, se puede calcular la posición del sol, “más alto durante verano”, para colocar toldos o aleros que refrigeren la fachada pero permitan el paso de la luz.
También se pueden incorporar a la vivienda cristales bajo emisivos, con cámaras de 15 o 16 milímetros, así como aislar puertas y techos, o aplicar capas de pinturas que disipen el calor.
“El siguiente paso”, indica, sería ya pasar a “reformas integrales” que contemplen la refrigeración pasiva de la vivienda: “Establecer diferencias de presión entre las ventanas puede generar una corriente de aire capaz de refrescar la casa de noche” y, gracias al aislamiento, mantener esa temperatura durante el día.
El desarrollo tecnológico ha permitido también nuevas opciones apuntadas por Monreal, como el uso de materiales de cambio de fase (PCM, por sus siglas en inglés) en la construcción de los edificios, capaces de absorber o devolver la energía calorífica del aire de una estancia.
Sin embargo, considerando el “mayor precio” de estas medidas, el arquitecto se queda con aquellas más sencillas o tradicionales capaces de aislar “suficientemente” la vivienda como para necesitar un aparato refrigerador más sencillo.

Noel Castro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Photographs:

Photograph 1:
Turistas se protegen del sol con paraguas hoy en Madrid, ciudad que sigue en alerta por altas temperaturas que pueden situarse entre 37 y 40 grados. EFE

Photograph 2:
Turistas hacen cola protegidos por sombrillas ante el museo de El Prado de Madrid, ciudad que sigue en alerta por altas temperaturas que pueden situarse entre 37 y 40 grados. EFE