«Halo lunar» y «Efecto Linterna» de La Luna esta noche en los cielos de la provincia de Alicante

Seguramente debido a que se esta purificando nuestra atmósfera por una menor contaminación como consecuencia del necesario confinamiento que sufrimos por el COVID-19, hoy ha sido posible ver en el cielo nocturno de Alicante un «Halo alrededor de la Luna», este fenómeno meteorológico más frecuente en la zona próxima a los polos y que en estas tierras hacía bastantes años era más frecuente que hoy en día el poder verlo



El fenómeno consiste en la refracción de los rayos de luz lunar hacia la tierra y que son desviados por los pequeños cristales de hielo que hay flotando en las capas altas de la atmósfera que hacen de pequeñas lentes exagonales cuyo «sumatorio» de todas hacen el efecto de halo a modo de como lo hiciera una gran lente.

El anillo puede tener una apariencia de arcoíris, con puntos brillantes a ambos lados, o arriba y abajo, aunque en el caso de las fotografías adjuntas practicamente no se aprecia.

Este anillo que rodea la Luna es causado por la refracción de la luz de la luna (que en realidad es reflejo de la luz solar, por supuesto) a través de cristales de hielo suspendidos en la atmósfera superior entre 5-10 km de altitud. No tiene que ser invierno, ya que las temperaturas frías a gran altura están por debajo de cero en cualquier época del año. Generalmente se ven con cirros; las nubes delgadas y tenues a gran altitud.

Los cristales de hielo tienen una forma hexagonal muy consistente, lo que significa que cualquier luz que pase a través de ellos siempre refractará la luz, o se doblará, en el mismo ángulo.

Gráfico: Donalbein

La luz de la luna atraviesa una faceta del cristal de hielo y luego se refracta hacia atrás exactamente en el ángulo de 22 grados.

Por supuesto, la atmósfera está llena de una cantidad incomprensible de cristales, todos refractando la luz de la luna en diferentes direcciones. Pero en cualquier momento, un gran número se encuentra en la posición correcta para refractar la luz hacia los ojos. Simplemente no está en condiciones de ver toda la otra luz refractada. De hecho, todos ven su propio halo privado, porque solo estás viendo los cristales que alinean la luz para tu ubicación específica. Alguien a unos metros a tu lado está viendo su propia versión privada del halo, como un arcoíris.

El tamaño del anillo es más comúnmente de 22 grados . Esto es aproximadamente del mismo tamaño que su mano abierta en su brazo extendido. La Luna misma, en comparación, es del tamaño de tu uña más pequeña cuando extiendes tu mano.

El tamaño de 22 grados corresponde al ángulo de refracción de la luz de la luna.

Vemos un arco iris porque los diferentes colores se refractan en ángulos ligeramente diferentes. Esto es exactamente lo que sucede con un arco iris. La luz de la luna se divide en sus colores separados porque todos se refractan en diferentes ángulos, por lo que ves los colores divididos como un arco iris.

Los perros lunares (o «lunas simuladas») son vistos como puntos brillantes que pueden aparecer a ambos lados de la Luna, cuando la Luna está más cerca del horizonte y en su máxima expresión. Estos se encuentran a ambos lados del anillo lunar, paralelos al horizonte.

En ciertas condiciones, especialmente en el Ártico, donde los cristales de hielo pueden estar cerca de la superficie, puede obtener un pilar de la luna . La luz de la Luna se refleja en los cristales de hielo cerca de la superficie, creando un brillo cerca del horizonte.

Fuentes: Félix Mangas, Alberto Carrillo y UNIVERSE TODAY

Fotografías: Alberto Carrillo

Álbum Fotográfico: