Elche C. F. 1-2 C. A. Osasuna

Elche C. F.: Edgar Badía, Tekio, Neider, Nino (C. Castro, m. 83), Iván (Borja, m. 84), Dani Calvo, Karim (Manuel, m. 60), Josan, Javi Flores, Juan Cruz y Qasmi.

C.A. Osasuna:Rubén, Nahcho Vidal, David García, Oier, R. Torres, C. Clerc, Rubén García, Unai García, Brandon (Aridane, m. 88), Kike Barja (Juan Villar, m. 77) y Luis Perea (Fran Mérida, m. 66).

Árbitro: Trujillo Suárez (C. Canario). Amontestó a los locales Qasmin, Tekio.

Goles: 1-0 (m. 7): Iván. 1-1 (m. 60): David García. 1-2 (m. 86): R. Torres.

Incidencias: 10.741 espectadores en el Estadio Manuel Martínez Valero con motivo de un partido correspondiente a la trigésimo quinta jornada de LaLiga 123.

 

El Club Atlético Osasuna ha asestado esta noche un golpe a LaLiga 123. El conjunto rojillo ha conseguido imponerse en el Martínez Valero con una obra de arte de Roberto Torres en los instantes finales. El mago de Arre conectó un remate espectacular a falta de cuatro minutos para la conclusión del partido que llevó el éxtasis a los cuatrocientos navarros desplazados hasta Elche y a cada uno de los aficionados que seguía el encuentro en la distancia. Con este triunfo, los pupilos de Jagoba Arrasate alcanzan los 70 puntos y mantienen su renta de seis sobre sus inmediatos perseguidores a sólo siete jornadas para la conclusión del campeonato, de las cuales sólo tendrán que jugar en seis debido a la descalificación del Reus.

No fue el mejor encuentro de Osasuna. Su adversario, el Elche Club de Fútbol, demostró las armas que le han llevado a vivir una temporada tranquila en su regreso a la división de plata. Uno de sus máximos exponentes, Iván Sánchez, abrió el marcador con un gran gol. Lanzó una diagonal fulminante para recorrer la línea que bordea el área desde su ángulo diestro hacia posiciones más centradas. Desde allí, ejecutó un gran lanzamiento inalcanzable para Rubén. Había sido el primer acercamiento de los ilicitanos ante un conjunto navarro que había saltado al terreno de juego con la intención de mandar. Sin embargo, su dominio se diluyó con el paso de los minutos y el conjunto local acabó por ser superior, hasta el punto de gozar de buenas ocasiones para ampliar la renta antes del descanso.

Tras el paso por vestuarios, el Elche continuó sintiéndose cómodo sobre el terreno de juego con un Josan inspirado, que hacía daño desde el perfil zurdo. Osasuna le ponía esfuerzo y carácter, pero no tenía la claridad que ha mostrado en otras citas. Y en ese momento, el balón parado le sacó de la encrucijada. Una falta lateral deparó un esférico muerto en el interior del área que David García aprovechó para hacer la igualada con un magnífico zapatazo. Como ya ocurriera en Lugo, el central navarro volvió a ser decisivo en la estrategia. El gol calmó un encuentro en el que cada vez pasaron menos cosas. Habría que esperar hasta las postrimerías para ver la acción que definiría el duelo.

Una obra de arte

En el minuto 86, un centro desde el perfil zurdo fue peinado por Juan Cruz en su intento de despeje. El cuero cayó a los pies de Roberto Torres, que asestó un remate violento y ajustado ante el que poco pudo hacer Edgar Badía. En su carrera de celebración, el mediapunta rojillo encontró el abrazo de todos sus compañeros, procedentes desde los diferentes puntos del terreno de juego y desde el banquillo. Eran conscientes de la importancia de un gol que permite a los navarros conservar la ventaja con el Albacete y el Granada, pero con una jornada menos por disputarse

 

.

Crónica: C.A. Osasuna