La Policía Nacional desmantela un depósito de armas y munición en Gandia

València, 8 sep (EFE).- Agentes de la Policía Nacional han desmantelado un depósito de armas y munición en Gandia y ha detenido a dos hombres como presuntos autores de los delitos de tenencia ilícita de armas, depósito de armas y depósito de municiones.

Los agentes han realizado dos registros en los que han intervenid fuego cortas, grilletes, navajas o 5.549 cartuchos de diferentes calibres, 7 armas de, un dosificador de pólvora, 95 pistones detonadores, un dosificador de pólvora y dos prensas de recarga de munición, según ha informado el cuerpo policial en un comunicado.

A uno de los detenidos también se le imputa un delito de malos tratos en el ámbito familiar y otro contra la salud pública al intervenirle un total de 60 gramos de cocaína, hachís y marihuana en otro domicilio.

Las investigaciones se iniciaron al activar los policías el protocolo de violencia de género y al hacer las correspondientes comprobaciones para determinar si el presunto agresor pudiera estar en posesión de un arma de fuego.

Los agentes averiguaron que el hombre tenía un arma corta sin licencia, y que podría estar dedicando a la venta de sustancias estupefacientes por lo que se solicitó un mandamiento de entrada y registro para los dos domicilios en los que residía de manera alterna.

Como consecuencia de los registros, los agentes intervinieron siete armas cortas, la mayor parte de ellas del calibre 9 milímetros, alguna sin número de serie; 5.549 cartuchos de los calibres 9 mm, del .38 especial y del .22; 95 pistones detonadores; 1 dosificador de pólvora; 2 prensas de recarga de munición; entre otros efectos.

La mayor parte de estos efectos se encontraban en el interior de una caja fuerte del domicilio paterno que también fue detenido.

Los detenidos, ambos de origen español y uno de ellos con antecedentes policiales, han pasado a disposición judicial, han indicado las mismas fuentes.

 

Photograph : Foto de las armas y efectos intervenidos en los registros cedida por la Policía Nacional. EFE