Mueren 153 personas en una avalancha durante una fiesta de Halloween en Seúl, Corea del Sur

Un amanecer trágico para Corea tras revelar la magnitud catastrófica de una estampida que tuvo lugar el sábado por la noche en Itaewon, una de las zonas de ambiente y bares más populares de Seúl. La cifra oficial de las víctimas es de 153 donde la mayoría son adolescentes y jóvenes menores de 30 años. De los fallecidos, 20 eran extranjeros.

La causa del suceso todavía no está clara, aunque sí saben que el alto número de víctimas fue causa de asfixio y pisoteos. El ministro del Interior, Lee Sang-min, dijo que algunos de los fallecidos no habían podido ser identificados todavía porque eran menores de 17 años y no llevaban consigo ninguna tarjeta de identificación o férula al igual que el resto de personas adultas. De los heridos, 19 lo fueron de gravedad y 57 no requirieron atenciones mayores.

Aunque Halloween no ha sido nunca una gran celebración en Corea del Sur normalmente, Itaewon es una zona popular con mucha vida nocturna y que, además, cuenta con una variedad intercultural y resulta el espacio tradicional para la celebración de la Noche de Brujas. Diversas fuentes señalan que hubo momentos donde habían cerca de 100.000 personas.

Acerca del incidente

Las autoridades todavía investigan la causa de la avalancha ocurrida alrededor de las 22:20 hora local de la ciudad. Se dio en una zona elevada, causando un aplastamiento masivo hacia un callejón estrecho, según indican los primeros indicios. Muchos de los videos difundidos en redes sociales durante el día de hoy mostraban a los sanitarios y trabajadores de emergencia realizando reanimaciones cardiopulmonares continuas a las víctimas, así como a rescatistas intentando sacar a las personas que estaban atrapadas unas debajo de las otras.

Los fallecidos yacían bajo sábanas azules y amarillas en medio de la calle, mientras el caos y el horror se apoderaba del resto de personas que estaban heridas, atrapadas o asustadas. Los familiares continuaban esperando noticias de los implicados en el suceso.

“En una calle, más de una docena de personas yacían en el suelo, sus cuerpos cubiertos con mantas azules. Luego fueron subidos, aparentemente inconscientes, a ambulancias”, relataba el corresponsal de la BBC, Jean Mackenzie en Seúl.

La fiesta de Halloween ha sido la primera celebrada en la ciudad tras la pandemia del covid-19 y sin la necesidad de llevar mascarillas en exteriores. Algunos afirman que ya había un clima de inseguridad por la cantidad de personas en el espacio y por las pocas medidas de control y seguridad que había.  Hacia las siete de la tarde ya había más gente de la que nunca antes se había visto en el barrio.

“Hacia las 22:00h de la noche estaba claro que había demasiada gente y algo ya estaba pasando en ese momento. Había decenas de miles de personas, la mayor cantidad que he visto en mi vida”, relató un asistente. “Llegó un punto en que nos aplastaron en el pavimento, hasta tuvimos que invadir la calle donde había coches”.

“En ese momento pudimos escuchar unos bomberos, ambulancias y policías tratando de atravesar la multitud. Nadie entendía realmente lo que estaba pasando, pero ya había varios agentes desesperadamente pidiendo a la gente que abandonara el área lo antes posible”.

Un testigo afirmaba a la agencia Reuters que las grandes multitudes era algo normal durante la celebración de Navidad y fechas similares, pero: “esto fue diez veces más grande”.

 

Artículo: María Vecina /AFPRESS

Fotografías: EFE y YELIM LEE (AFP)