Un dron de la Generalitat salva a una tortuga marina en peligro de extinción

  • Se trata de una de las aeronaves no tripuladas desplegadas este verano para reforzar las labores de prevención de ahogamientos en las playas
  • La tortuga evoluciona favorablemente en el centro de rehabilitación  ‘Arca del Mar’

Un dron de la Generalitat ha salvado a una tortuga marina caretta caretta en peligro de extinción. El rescate ha tenido lugar recientemente en la playa de Guardamar, gracias a una de las aeronaves no tripuladas que ha desplegado este verano la Generalitat para reforzar las labores de vigilancia y prevención en las playas de la Comunitat Valenciana dentro de la campaña Platges segures.

Los drones son una herramienta de mucha utilidad para la rápida detección y análisis de emergencias en el mar. Por eso, este año la Generalitat ha ampliado el servicio de prevención y rescate con aeronaves no tripuladas, desplegándolo en 20 municipios valencianos, el doble que el año anterior.

El equipo de salvamento de Guardamar detectó un bulto extraño flotando a 150 metros de la orilla y al enviar la aeronave se constató que se trataba de una tortuga marina atrapada en una red de pesca abandonada. Desde el mismo dron se lanzó un aviso a los equipos de socorrismo del municipio, y rápidamente se procedió al rescate del animal.

Tras ser examinada por los veterinarios de l’Oceanogràfic, la tortuga fue trasladada al centro de rehabilitación ‘Arca del Mar’. Aunque evoluciona favorablemente, antes de volver al mar tendrá que recuperarse de los graves daños en el cuello y en las patas delanteras que le provocó la red.

Medios destinados

Para esta campaña estival, la Generalitat ha duplicado el número de drones de socorrismo y salvamento de este proyecto pionero en España. Un total de veinte localidades cuentan con aeronaves no tripuladas que se coordinan con los servicios de socorrismo y salvamento de cada playa para realizar tareas de apoyo a la vigilancia en la zona de baño y realizar lanzamiento de flotadores a los bañistas en situaciones de riesgo.

Este servicio opera en seis municipios de la provincia de Castellón (Borriana, Vinaròs, Peñíscola, Moncofa, Alcalà de Xivert y Oropesa), en seis localidades de Valencia (Cullera, Gandia, La Pobla de Farnals, Miramar, Piles y Alboraia), y ocho playas de la provincia de Alicante (Altea, Benidorm, Dénia, Orihuela, Santa Pola, Jávea, Guardamar del Segura y El Campello).