CINE | LOS INFORMES SOBRE SARAH Y SALEEM

Película palestina de 2018, cuyo título original es “The reports on Sarah and Saleem”, basada en sucesos reales, con guión de Rami Musa Alayan, con fotografía de Sebastian Bock, con música de Frank Gelat, Charlie Rishmawi y Tarek Abu Salameh, producida por Coproducción Palestina-Países Bajos (Holanda)-Alemania-México, KeyFilm, Manderley Films, Monofilms y Palcine Productions, dirigida por Muayad Alayan y protagonizada por Ishai Golan, Hanan Hillo, Maisa Abd Elhadi, Kamel El Basha, Sivane Kretchner, Bashar Hassuneh, Adeeb Safadi, Jan Kühne, Rebecca Esmeralda Telhami, Mohammad Eid, Mohammad Titi y Amer Khalil entre otros actores.

ARGUMENTO

La película  trata de la relación adúltera mantenida por Sarah, judía propietaria de una cafetería en el oeste de Jerusalén y casada con un cargo del ejército y Saleem, palestino de Jerusalén Este, repartidor, desposado con una joven universitaria.

LOS PERSONAJES

Saleem es palestino de Jerusalén este, donde residen los palestinos, y trabaja como repartidor de una empresa panadera, mientras Sarah es israelí y propietaria de una cafetería en el oeste de Jerusalén, donde vive la comunidad judía de esta ciudad. A pesar de las diferencias de clase, cultura y religión mantienen una relación amorosa clandestina, en la que las relaciones sexuales se convierten en válvula de escape de tensiones procedentes del ámbito laboral, doméstico o del contexto político.

David el marido de Sarah es un alto cargo militar del ejército israelí, que realiza actividades vinculadas con los servicios secretos, Bisan, la esposa de Saleem, es una joven universitaria a punto de ser madre.

MARCO GEOGRÁFICO E HISTÓRICO

La ciudad de Jerusalén se dividió entre Jerusalén oriental y Jerusalén occidental desde el final de la guerra árabe-israelí de 1948.La línea de demarcación entre las fuerzas combatientes sirvió para dividir ambas zonas. La parte occidental, donde residían mayoritariamente judíos, quedó bajo el control israelí y Jordania asumió el gobierno del área oriental, que incluye el casco antiguo de Jerusalén, habitada generalmente por palestinos, musulmanes y cristianos. Los árabes residentes en la parte occidental fueron forzados a irse a la parte este y los judíos que habitaban en la parte oriental, se tuvieron que dirigir al oeste.

Israel ocupó la parte oriental de Jerusalén en 1967, durante la guerra de los seis días. Lo que es más Israel aprobó una ley en 1980, que afirmaba que Jerusalén era “una parte integral de Israel y su capital eterna”. El estatus de Jerusalén como capital de Israel no fue reconocido por ninguna potencia internacional y la ocupación por parte de Israel del área oriental de la ciudad fue considerada como ilegal por el derecho internacional. La situación de Jerusalén constituye un asunto clave en el conflicto israelí-palestino y esta ciudad continúa dividida entre la parte oriental o este, donde viven los palestinos y la parte occidental u oeste, donde residen los judíos. El Knéset o Parlamento israelí, la oficina del primer ministro y la Corte Suprema israelí se emplazan en el Jerusalén occidental, donde los líderes y diplomáticos que visitan Israel, mantienen sus reuniones.

SINOPSIS

Mediante este drama psicológico en el que se cruzan continuamente los límites entre lo público, la esfera política, y lo privado, un asunto personal meramente de alcoba, se exponen a la luz no solo las tensiones existentes entre el oeste y el este de Jerusalén, sino también el sempiterno conflicto político-histórico árabe-israelí.

Esta película reflexiona sobre la influencia de la ocupación y de las diferencias de clase, culturales y religiosas en las relaciones afectivas entre israelíes y palestinos, reflejando el hecho de que en esta zona del mundo las relaciones amorosas entre palestinos e israelíes tienen implicaciones políticas. Un contexto político emponzoñado como este, convierte las relaciones amorosas entre israelíes y palestinos en tabú.

El mestizaje, es decir los matrimonios entre judíos y palestinos, para formar un solo pueblo sería una posible solución al conflicto territorial entre israelíes y árabes, pero resulta lamentable, que no solo no se promuevan estos enlaces, sino que por el contrario se desautoricen. Es connotativo a este respecto que la compañera de trabajo le reproche a Sarah, que haya tenido relaciones con un palestino, habiendo tantos judíos con los que mantener un romance.

Este muy interesante largometraje muestra un territorio y la vida de sus gentes, visibilizando una situación vergonzosa que no se resuelve, al tiempo que revela la existencia de un estado policial omnipresente, que, como un Gran Hermano, vigila permanentemente a los ciudadanos. Según algunas interpretaciones fuerzas muy poderosas apoyan al estado judío, porque es el gendarme utilizado para mantener a los árabes a raya y poder disponer libremente del petróleo.

La película también ilustra las diferencias de calidad de vida entre judíos israelíes y palestinos de la misma zona. Mientras los primeros residen en apartamentos grandes y modernos, los árabes se hacinan en pequeñas viviendas. Los judíos disfrutan de un potente sistema de seguridad dotado de los últimos avances en armamento, los árabes apenas disponen de piedras para defenderse. Los judíos ocupan los puestos de trabajo mejor remunerados y los árabes apenas logran cubrir las necesidades básicas….Y la razón es entre otras que los palestinos carecen de autonomía, porque el control lo tienen los israelíes.

La película acaba poniendo el foco de atención en las respectivas parejas de los protagonistas e ilustra la capacidad femenina para resolver conflictos enquistados, encontrando esperanza en el empoderamiento femenino y en la solidaridad entre mujeres.

La simplicidad de la banda sonora y del trabajo de cámara, destacan con fuerza las actuaciones naturalistas de los intérpretes.

Crónica: Beatriz Recio Inés

TRAILER