El Salón de Plenos del Ayuntamiento de Elche acoge la lectura del manifiesto por el Día Internacional Contra el Acoso Escolar

– El alcalde, Carlos González, la edil de Educación, María José Martínez, la presidenta de la asociación Plántale Cara al Bullying, Salud Alarcón, miembros del Equipo de Gobierno y de la Corporación Municipal, escuchan el texto leído por Zaira Belda Martínez, alumna de quinto de primaria del CEIP Menéndez Pelayo  

– La Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Elche pone en marcha en 2022 la IV edición del Proyecto de Prevención del Acoso Escolar en las Aulas en colaboración con las fundaciones ANAR y Pikolinos para que los centros de enseñanza del municipio sean espacios seguros

2022 05 04

La condena al bullying se ha vuelto a hacer patente un año más en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Elche por la conmemoración del Día Internacional Contra el Acoso Escolar, cuya efeméride fue el pasado lunes 2 de mayo. El alcalde, Carlos González, la concejala de Educación, María José Martínez, la presidenta de la asociación Plántale Cara al Bullying, Salud Alarcón, miembros del Equipo de Gobierno y de la Corporación Municipal, han escuchado el texto leído por Zaira Belda Martínez, alumna de quinto de primaria del CEIP Menéndez Pelayo, en el cual se condena una problemática que, según la Unesco en su último informe de 2019, uno de cada tres menores escolarizados en todo el mundo viven de cerca este mal.

“Reafirmamos el compromiso municipal contra el acoso escolar”, ha manifestado González, quien ha agradecido a la entidad encabezada por Alarcón que “impulse la conmemoración de una jornada tan importante para que le demos visibilidad a un problema real”. El regidor ha recalcado que “Zaira le ha puesto voz a un problema, insisto, que existen en la sociedad y que se da en las aulas. Y que tiene trascendencia y relevancia tanto de forma individual para quienes lo padecen como en el ámbito familiar y escolar”.

González ha instado a “trazar y trenzar alianzas entre las familias, las instituciones y con los centros escolares; también, con actores protagonistas como las asociaciones para comprometernos en la lucha contra un problema que, en ocasiones, tiene un coste social extraordinario y que debemos atajar mediante estrategias y compromiso”.

En ese sentido, la titular de Educación ha recordado que desde el Ayuntamiento se lleva trabajando desde hace varios cursos contra el acoso escolar. En concreto, este año se lleva a cabo la IV edición del Proyecto de Prevención del Acoso Escolar en las Aulas en colaboración con las fundaciones ANAR y Pikolinos. “En 2022 llegaremos a una veintena de centros educativos del municipio”, ha subrayado la responsable municipal.

“Desde el Ayuntamiento suscribimos todas y cada una de las palabras leídas por Zaira en el manifiesto, y que cada una de las administraciones, de la mano de las entidades, de las familias y de toda la comunidad educativa estamos en la obligación de hacer entornos educativos saludables, seguros y estables donde nuestros hijos e hijas puedan aprender y desarrollarse plenamente como personas sin temor a que les pase nada contra su integridad y su persona”, ha señalado Martínez.

La presidenta de Plántale Cara al Bullying, tras recibir el agradecimiento de González y de Martínez por la labor de la asociación con sede en Petrer, pero de ámbito provincial, la cual junto a las propias familias y menores víctimas de esta lacra –con apoyo de profesionales como psicólogos y abogados–, ha dado las gracias por el recibimiento, respaldo y participación del Gobierno local en la conmemoración de la efeméride. Y ha adelantado que Plántale Cara al Bullying trabajará, junto a la Concejalía y el Ayuntamiento ilicitano, en nuevas iniciativas para combatir el acoso escolar.

Un drama en cifras

El informe PISA de 2018 concluye que España se encuentra entre los países con el índice más bajo de exposición al acoso entre los y las estudiantes de 15 años. Además, en el mismo se cita textualmente que alrededor del 17% del alumnado ha sufrido algún tipo de acoso en nuestro país, por debajo de la media de la OCDE. Pese a ello, la última memoria anual publicada sobre convivencia en las aulas en la Comunidad Valenciana, 2016/2017, cifra una medida de tres acosos al día en las escuelas de nuestro territorio.

La más frecuente de las incidencias referentes al acoso escolar sigue siendo la violencia verbal, con un 64% de los casos registrados, seguida de la violencia física, mucho menos frecuente. En cuanto al ciberacoso pasó de un 7% a un 16% en un año, dato claramente en aumento. “Esta es la realidad del Acoso Escolar. Nuestra sociedad ha dado grandes pasos en la erradicación de este problema: se dictaron leyes, se armaron instrumentos, protocolos, formación, sensibilización… Pero todavía queda mucho por hacer, tenemos mucho por delante porque un 17% no es aceptable”, ha dicho Zaira Belda, que ha concluido con dichas palabras su intervención.

MANIFIESTO DE LA ASOCIACIÓN PLÁNTALE CARA AL BULLYING CON MOTIVO DE LA CELEBRACIÓN DEL DÍA 2 DE MAYO, DÍA INTERNACIONAL CONTRA EL ACOSO ESCOLAR.

El 2 de mayo es el día internacional contra el Acoso Escolar. La UNESCO, en 2013, decidió establecer este día para recordar cada año que, con el acoso escolar, vivimos una pandemia. Y no es una pandemia mediática, no salen diariamente las cifras de las personas afectadas en los telediarios, ni se contabilizan las vidas que se lleva por delante. Es invisible, silenciosa, como una enfermedad que va afectando al que la sufre hasta que los síntomas son tan evidentes que da reparo reconocer que no se detectó antes.

Sólo los que la han padecido, son conscientes de su dimensión, del daño que causa en ellos y en los que los rodean.

La UNESCO, en su último informe sobre violencia en el ámbito infantil de 2019, nos advirtió que uno de cada tres menores escolarizados en todo el mundo, vive de cerca este mal. Nos advierte que no solo afecta a la víctima, (foco de burlas, maltratos, humillaciones, aislamiento), sino que también lo hace con aquellas personas que son testigos directos del maltrato a sus compañeros/as.

Normalizan estas situaciones y las proyectan en el futuro en su edad adulta haciéndonos a todos cómplices de otras formas de maltrato contra las que también luchamos como sociedad, pero que siguen siendo tan silenciosas, tan graves, tan difíciles de erradicar.

El informe PISA en 2018 concluye que “España se encuentra entre los países con el índice más bajo de exposición al acoso entre los y las estudiantes de 15 años.” Cita textualmente que “Además, alrededor del 17% del alumnado ha sufrido algún tipo de acoso en nuestro país, por debajo de la media de la OCDE (23

La última memoria anual publicada sobre convivencia en las aulas en la Comunidad Valenciana, 2016-2017, cifra una medida de 3 acosos al día en las escuelas de la Comunidad Valenciana, y eso teniendo en cuenta los datos oficiales, que los reales (la mayoría se silencian) son muchos más.

La más frecuente en las incidencias registradas sigue siendo la violencia verbal, con un 64% de los casos, seguida de la violencia física, que es mucho menos frecuente. En cuanto al ciberacoso pasó de un 7 a un 16% en un año. Dato que claramente está en aumento, algo muy alarmante.

Día tras día, sin saberlo, hay familias que mandan a sus hijos/as a una zona en la que no se sienten protegidos, porque nadie se ha percatado de su situación, porque lo viven en silencio. Poco a poco su carácter cambia, se desvanece su alegría, se sienten extraños y apartados de una sociedad que les maltrata y no les ayuda. ¿Qué podemos esperar de ellos/as cuando crezcan?, la mayoría supera esta etapa y la oculta porque no quiere acordarse de lo que ha tenido que soportar. Otros u otras no tienen tanta suerte y arrastran la pena, los traumas, el rencor contra una sociedad que no les protegió cuando eran más vulnerables. Desgraciadamente a otros u otras ya no los podremos salvar: no pudieron soportar su realidad, no tuvieron la suerte de contar con una personalidad lo suficientemente fuerte para entender y solucionar su situación y escogieron dejar de sufrir.

Y deciden irse porque creen que han defraudado a sus padres y madres, a sus amistades, a la sociedad.

Esta es la realidad del Acoso Escolar. Nuestra sociedad ha dado grandes pasos en la erradicación de este problema: se dictaron leyes, se armaron instrumentos, protocolos, formación, sensibilización… Pero todavía queda mucho por hacer, tenemos mucho por delante porque un 17% no es aceptable.

La sociedad civil pide a nuestros gobiernos soluciones y quizás las soluciones sean complejas y dependan de muchos factores, pero nada de esto nos exime de la responsabilidad de aceptar la situación tal y como es. No nos exime de examinar de forma objetiva nuestros sistemas de educación para ver cuáles son los puntos en los que se falla.

Cuando enviamos a nuestros hijos e hijas al colegio, lo mínimo que esperamos es que el sistema esté preparado, en primer lugar, para prever los posibles problemas que siempre habrá como el entorno de interacción humana que es, que esté lo suficientemente formado para intervenir y solucionar en estos problemas cuando se detecten, y para hacer autocrítica de los fallos que han existido para cuanto menos aprender de ellos y lograr que no se repitan.

Hoy en día vemos que encontrar un caso de Acoso Escolar en un centro se percibe como un fracaso. Esperemos que llegue el día en el que se vea como un éxito, ya que ese será el momento en el que las víctimas podrán empezar a tener la oportunidad de ver como empieza el camino para solucionar su situación.

¡¡Esperamos no defraudar a todos y todas los que sufren y que tienen la esperanza de que actuemos ya para ayudarles!!