Comienza en el barrio Porfirio Pascual de Elche el estudio geotécnico para esclarecer y poner solución a los socavones aparecidos en el barrio

– El alcalde, Carlos González, y el edil de Mantenimiento, Héctor Díez, visitan la zona y se reúnen con vecinos y vecinas, a quienes trasladan los pasos que seguirá el Gobierno municipal para paliar los problemas del terreno

– Se realizarán 13 sondeos, de 15 metros cada uno, en la llamada fachada este de Carrús por parte de la mercantil alicantina Imasa Lab, los cuales estarán completados en un plazo aproximado de 30-40 día 

Comienzan las prospecciones del estudio geotécnico en el barrio de Porfirio Pascual, en Carrús, para averiguar los motivos de los diferentes corrimientos de tierra que han producido socavones en los últimos tiempos. El alcalde, Carlos González, y el concejal de Mantenimiento, Héctor Díez, han visitado el área y han podido intercambiar impresiones con vecinos y vecinas y explicarles los pasos que seguirá el Gobierno local al respecto. Asimismo, los responsables municipales y residentes han mantenido un encuentro con César Domene, director de Imasa Lab, la mercantil contratada por el Ayuntamiento y que es referencia provincial en esta clase de análisis del terreno.

“Vamos a trabajar con la máxima celeridad para esclarecer qué está ocurriendo y actuar de una forma definitiva y resolver los problemas que han surgido”, ha manifestado González, quien ha señalado que esta visita a la zona se produce tras conversaciones con los vecinos y vecinas, a los que tanto él, como Díez y Domene han trasladado “seguridad y certeza”, ha dicho el regidor. “Hemos contratado a una buena empresa especializada, y en aproximadamente 30-40 días tendremos conclusiones de qué está ocurriendo y qué debemos hacer para resolver los problemas surgidos”, ha añadido.

González ha detallado que el estudio geotécnico contará con 13 sondeos, de 15 metros cada uno, en la llamada fachada este de Carrús, entre el puente del Bimil·lenari y el propio barrio, “una zona de relleno durante la década de los cincuenta y sesenta, con casas cueva, y en la que posiblemente se esté realizando un asentamiento del terreno”, ha agregado.

Con ello se pretende obtener un diagnóstico “lo más certero posible” y qué intervenciones acometer “para tener un conocimiento riguroso y preciso de las causas por las que han aparecido los socavones en las pistas de petanca como las grietas en su entorno”, ha continuado el alcalde. En el caso concreto de Porfirio Pascual e inmediaciones, según explican desde Imasa Lab, el terreno entre la ladera del Vinalopó y donde ahora se ubican las viviendas podrían ser rellenos de asiento de una antigua escombrera o deslizamientos. En cuanto a los socavones de las pistas de petanca, podrían ser causados por las ya citadas casas cueva existentes en el pasado.

Domene ha indicado que gracias al estudio se ofrecerá soluciones y alternativas a los socavones y corrimientos de tierra y si estos tienen efecto sobre los inmuebles. “A simple vista, los bloques no presentan fisuras ni grietas que resulten preocupantes”, ha especificado el director de Imasa Lab.

Al margen de esta actuación, el alcalde ya informó a la Junta de Portavoces y a representantes vecinales en marzo de la intención del Equipo de Gobierno de acometer una rehabilitación integral de Porfirio Pascual con aproximadamente 8 millones de euros de los fondos Next Generation. Incluso se prevé una revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para adaptarlo a la nueva Ley del Suelo y así avanzar en la remodelación del barrio, compuesto por 400 viviendas repartidas 18 bloques.