Día Mundial contra la Depresión, una pandemia silenciosa latente

La cara de la depresión tiene nombre y apellidos. La importancia de cuidar la salud mental más presente que nunca tras la llegada del Covid-19

Hoy, 13 de enero, se conmemora el día mundial contra la depresión y una de las principales causas mundiales de discapacidad. Una pandemia silenciosa que, cada vez más, asoma las orejas en nuestra sociedad. Un problema latente y persistente que sufren muchas personas y que, parece continuar siendo un secreto a voces. Numerosos estudios revelan que el 20,6% de los españoles padecen síntomas con posibles casos de esta enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que más de 300 millones de personas sufren el trastorno de la depresión en el mundo. Los expertos afirman que este problema de salud puede convertirse en algo serio, especialmente cuando su intensidad se va incrementando a un estado mucho más grave alterando así la cotidianidad de una persona en sus actividades laborales, escolares y familiares.

En el peor de los casos puede llegar incluso al suicidio y ya son más de 700.000 personas las que acaban con su vida cada año. Esta opción extrema es la cuarta causa de muerte en el grupo etario de 15 a 29 años. Unos datos que se han incrementado notablemente con la llegada de la pandemia del Covid-19 hace casi ya dos años.

Según una Encuesta Nacional de Salud de España, la depresión es casi más frecuente en las mujeres (58,5%), un 24,7% de las encuestadas en el estudio, que en los hombres que solo registran un 16,4% de los casos. Por edades, cada año afecta más a personas jóvenes de entre 18 y 25 años y de mediana edad que comprenden entre los 26 y 40, más que en los mayores de 65 años. Aquellas personas que sufren o han sufrido en algún momento episodios de depresión, destacan que su situación económica ha empeorado en un 33% puesto que no han podido continuar con su vida normal tras saber que tenían depresión.

La OMS señala las diferentes tipologías de trastornos del estado de ánimo que existen. En primer lugar, el trastorno depresivo de un solo episodio el cual se experimenta en un único momento concreto y que no suele durar un tiempo muy extenso. Por otro lado, señalan el trastorno depresivo recurrente. El cual presenta síntomas de que es reincidente y se ha padecido ya al menos, en dos episodios depresivos. Por último, el trastorno bipolar. Este se caracteriza por presentarse como episodios depresivos que se alternan con episodios depresivos maniacos, que incluyen irritabilidad o euforia, mayor actividad repentina o energía.

En la actualidad, existe un alto índice de casos de depresión en nuestra sociedad y, aun así, más del 75% de las personas afectadas en los países con bajos ingresos no recibe tratamiento alguno, ni tampoco los gobiernos destinan fondos o recursos para tratar la salud mental. Asimismo, se echa en falta personal cualificado para afrontar tales situaciones y así, acabar con la fuerte estigmatización asociada a los trastornos mentales.

 

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: Kira schwarz, Kat Smith, Liza Summer e Inzmam Khan