El Hospital General Universitario Dr. Balmis implanta un programa de cirugía laparoscópica para pacientes con cáncer de páncreas

  • Es el primer hospital de la Comunitat que introduce en su cartera de servicios la cirugía mínimanente invasiva aplicada a la técnica duodenopancreatectomía cefálica
  • El Servicio de Cirugía General ha realizado mediante esta técnica 12 casos en un año, con resultados satisfactorios para los pacientes

 El Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo del Hospital General Universitario Dr. Balmis es el primero de la Comunitat Valenciana que introduce en su cartera de servicios un programa de cirugía laparoscópica aplicada a la técnica conocida como duodenopancreatectomía cefálica (DPC). Un programa que se dirige a mejorar la calidad de vida de pacientes con cáncer de páncreas y que se realiza en alrededor de una decena de hospitales nivel nacional.

Así, es uno de los pocos centros especializado en utilizar la cirugía mínimamente invasiva para realizar la duodenopancreatectomía cefálica. “Habitualmente llevamos a cabo la DPC mediante cirugía abierta, pero la experiencia de este servicio en cirugía laparoscópica en general y biliopancreática en particular, además del elevado número de pacientes que intervenimos cada año y, tras un período de formación de los profesionales, ha permitido la implantación de esta técnica, que supone una elevada complejidad”, reconoce el jefe del Servicio, el doctor José Manuel Ramia.

El Servicio de Cirugía General ha realizado en un año 12 casos mediante laparoscopia, con buenos resultados para los pacientes, de un total de entre 30 y 35 enfermos de cáncer de páncreas que son intervenidos quirúrgicamente cada año en el centro.

“Los pacientes candidatos son aquellos que presentan lesiones benignas que es necesario extirpar y lesiones malignas que no están demasiado extendidas ni han infiltrado los vasos que se encuentran alrededor del páncreas, lo que dificultaría su intervención mediante laparoscopia”, aclara la doctora Paola Melgar, adjunta de Cirugía General.

La DPC es una de las técnicas quirúrgicas más complejas de las que se practican en el aparato digestivo y “consiste en extirpar la cabeza del páncreas, una porción del estómago, la vía biliar, la vesícula, el duodeno y, tras la resección del tumor, hay que reconstruirlo todo de nuevo para que el paciente pueda tener un tránsito intestinal normal. A esta dificultad hay que añadir la de hacerlo por vía laparoscópica”, destaca la doctora Melgar.

La operación se realiza por cinco puertos, lo que presenta múltiples beneficios, como la reducción del dolor postoperatorio y la tasa de complicaciones, sobre todo infecciones, además de una recuperación más rápida del paciente, en comparación con la cirugía abierta, que se asocia a un mayor número de complicaciones y estancia postoperatoria más larga.

Asimismo, “para realizar esta técnica es preciso contar con tecnología laparoscópica avanzada, de la que disponemos en el hospital, gracias a la adquisición este año de una torre de laparoscopia con visión 3D”, subraya el doctor Ramia.

Este equipamiento aporta grandes ventajas, como apunta el doctor Cándido Alcázar, adjunto de Cirugía, “al proporcionar una mayor visibilidad del campo quirúrgico, que en los casos de mayor complejidad permite comprobar que la enfermedad no se ha diseminado en la cavidad abdominal y, de este modo,  proceder a realizar la técnica laparoscópica”.

El programa ha contado para su implantación con el apoyo multidisciplinar de Servicios como Medicina Digestiva, Oncología Médica, Anestesiología, Enfermería de Quirófano, etc., así como unidades con disponibilidad 24 horas al día para atender las posibles complicaciones, entre las que se encuentran la Unidad de Endoscopia Digestiva y la de Radiología Intervencionista.