Los anticuerpos de las vacunas Pfizer y Moderna disminuyen considerablemente tras un tiempo de ocho meses

Los expertos encargados de este proyecto, han llegado a la conclusión tras un seguimiento de ocho meses a diversos pacientes inmunizados por diferentes vacunas

Durante un periodo de ocho meses, un equipo de varios expertos del Centro Médico Beth Israel Deaconess ha comparado las respuestas inmunitarias inducidas por las vacunas contra la COVID-19 de Pfizer, Moderna y Janssen. El trabajo en concreto, publicado en la revista ‘New England Journal of Medicine’, los investigadores evaluaron los niveles de diversos anticuerpos, células T y otros productos inmunitarios de los 61 participantes entre dos y cuatro semanas después de la inmunización completa y ocho meses después de la vacunación. Un total de 31 participantes recibieron la vacuna de Pfizer, 22 la de Moderna y 8 la de Janssen.

El equipo descubrió que la vacuna de Moderna provocó diversas respuestas de los anticuerpos que, en general, fueron mayores y más duraderas que la de Pfizer. Las tres vacunas demostraron una amplia reactividad cruzada con las variantes del SARS-CoV-2, el virus que causa el propio Covid-19.

Uno de los autores de estudio, Dan H. Barouch señalaba que: “Las vacunas de ARN, se caracterizaron por un alto pico de respuestas de anticuerpos que disminuyeron bruscamente hacia el sexto mes y siguieron disminuyendo hacia el octavo mes. La vacuna de Janssen indujo respuestas de anticuerpos iniciales más bajas, pero estas respuestas fueron generalmente estables en el tiempo, con una evidencia mínima o nula de disminución”.

Estos hallazgos tienen grandes e importantes resultados para comprender cómo la inmunidad de las vacunas puede disminuir pasado un tiempo. Según afirman los investigadores aún no se han determinado las respuestas inmunitarias necesarias y precisas para obtener protección contra el SARS-CoV-2.

“Aunque los niveles de anticuerpos neutralizantes disminuyan, las respuestas estables de las células T y las funciones de los anticuerpos no neutralizantes a los 8 meses pueden explicar cómo las vacunas siguen proporcionando una sólida protección contra la COVID-19 grave. Vacunarse (incluso durante el embarazo) sigue siendo la mejor herramienta que tenemos para acabar con la pandemia de COVID-19”, recalcaba la doctora Ai-ris Y. Collier, autora principal de proyecto.

 

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: pennstatehealth.org y Jorge Gil (EUROPA PRESS)