Cuatro personas han sido identificadas por entrar en la zona de exclusión del volcán de La Palma

La directora General de la Guardia Civil, María Gámez, ha pedido responsabilidad a la población, aunque también ha puesto en valor la conciencia cívica y la generosidad de la mayoría de palmeros y fuerzas de seguridad

En los últimos días, la Guardia Civil ha identificado a cuatro personas que se habían acercado demasiado al volcán de La Palma tras ignorar las zonas de exclusión acotadas por los expertos. De esta manera, han puesto en riesgo su vida y la del personal de rescate si hubieran tenido que actuar.

María Gámez, la directora general de la Guardia Civil, ha señalado este incidente y apunta que el reconocimiento de todos los agentes desplegados y en especial para una quincena, residentes en la isla, que han perdido sus casas o han sido desalojados de sus viviendas por la situación volcánica.

No suficiente con las cuatro personas que han puesto en peligro su integridad física, Gámez también ha informado de que este lunes, un barco se saltó la zona de exclusión marítima pese a las advertencias que le dieron por radio. Asimismo, estas conductas imprudentes y egoístas han sido puestas en conocimiento de la Fiscalía y de la Subdelegación del Gobierno por un presunto delito de desobediencia.

La directora general ha hecho un llamamiento a “la cordura y la prudencia” y a la obligación de los ciudadanos de respetar las indicaciones de las zonas de exclusión marcadas porque “es peligroso y hay que tomarse la situación con seriedad”. Aun así, Gámez no ha dejado de poner en valor la consideración y comportamiento ejemplar de los palmeros quienes, a pesar de las complicadas circunstancias “están colaborando y siguiendo a rajatabla” las instrucciones que reciben de las autoridades.

Hoy se cumple un mes del inicio de la erupción del volcán Cumbre Vieja y desde entonces, las autoridades, la Guardia Civil y todos los efectivos de La Palma, incluidos la vecindad de la zona ayudaron para desalojar a las primeras personas afectadas. Esa misma noche, ya llegaron los refuerzos procedentes de Tenerife y, actualmente, son casi 300 los guardias civiles que están trabajando en la isla para ayudar lo máximo posible.

Más concretamente, son casi los 281 agentes de diversas unidades y especialidades implicados en las operaciones de rescate y desalojos (unos 7.000 desde el inicio de la erupción), vigilancia de caminos forestales, control de tráficos, la UME y la vigilancia de exclusión de navegación. Todos ellos han colaborado también el rescate de los más de 600 animales como pueden ser aves exóticas, colmenas de abejas, cerdos, gallinas o más domésticos como perros y gatos. Tras su recogida, la mejor opción que se contempló fue la reubicación en distintos centros de animales fuera de la zona de exclusión.

 

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: Salvador Salas y EFE