CINE | THE ROCKY HORROR PICTURE SHOW  

Película de 1975, basada en el musical “The Rocky Horror Show”, de Richard O’Brien, dirigida por Jim Shaman, interpretada por Tim Curry, Susan Sarandon, Barry Bostwick, Richard O’Brien, Patricia Quinn, Nell Campbell, Jonathan Adams, Peter Hinwood, Meat Loaf y Charles Gray entre otros actores. En 2005 tras su consideración por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos  como “cultural, histórica y estéticamente significativa”, fue seleccionada para su conservación en el National Film Registry.

La película trata de una pareja, cuyo vehículo se ha averiado durante una noche de tormenta, que se refugia en la mansión del Doctor Frank-N. Furter, un científico demente que, emulando al doctor Frankenstein, acaba de crear una criatura: Rocky, mezclando restos humanos de diferentes personas.

La desinhibición que sacude a los habitantes de la fantasmagórica mansión, desde el Doctor Frank-N Furter, pasando por Magenta, Columbia, Riff Raff y Eddie, contrasta con el acartonamiento y la represión que, inicialmente, define a la pareja protagonista: Brad y Janet.  Sobresale especialmente el personaje del Doctor Frank-N Furter, maestro de ceremonias y crisol, donde se funden todas las vertientes de la sexualidad humana, que cruza todos los límites sin restricciones morales de ninguna clase y logra que los personajes sean fagocitados por una espiral hedonista.

Resultan reveladoras en este sentido las alusiones a aprovechar el momento debido  al fugaz transcurso del tiempo y a la llegada de la muerte, inevitable. En la canción “Time Warp” se nos dice literalmente “Time is fleeting”(El tiempo es breve), mientras aparece un ataúd, ornado con un reloj, y ocupado por un esqueleto.

En esta película, musical que pasará a la historia del cine, se entrecruzan los géneros de Ciencia Ficción y Terror, con el fin de satirizarlos. Pese a su bajo presupuesto, se convirtió en una película de culto, que abrió camino a la normalización de distintas orientaciones sexuales(lesbianismo, homosexualidad, bisexualidad, travestismo, transexualidad y fetichismo), mediante el desparpajo, el humor y la voluntad liberadora, envueltos en una estética glam y en unos vibrantes, hilarantes, brillantes y espectaculares números musicales, dentro de los cuales merecen mención especial “Time Warp” y la soberbia interpretación de Meat Loaf, danzando frenéticamente  al ritmo electrizante de “Hot Patootie-Bless my soul” .Por todo lo cual esta cinta cinematográfica se revela como precursora de nuevos estilos de vida, si establecemos el necesario distanciamiento irónico respecto a cómo se nos traduce todo esto en imágenes.

La película, en definitiva, sacudida por una voluntad transgresora y por el culto a la provocación, se mueve en la misma ambigüedad que recorre a los personajes, gravitando entre la crítica y la burla de la sociedad convencional bienpensante y la caricaturización de las personas que no encajan en ésta.

TRAILERS

Crónica: Beatriz Recio Inés