La Policía Nacional ha detenido en Alicante a un grupo dedicado presuntamente a la sustracción de botellas de alcohol para venderlas en fiestas ilegales y botellones

  • Los arrestados se desplazaban por el litoral mediterráneo Barcelona, Tarragona, Alicante y Murcia y cometían los hurtos en la misma cadena de supermercados
  • La coordinación entre la Policía Nacional y el servicio de seguridad privada del establecimiento fue esencial para localizar a los autores infraganti               

1-septiembre-2021.- Agentes de la Policía Nacional de Alicante han detenido a dos hombres que se dedicaban a hurtar botellas de bebidas de alta graduación de alcohol en diferentes establecimientos alimenticios de la misma cadena para luego venderlas en fiestas ilegales y botellones.

El modus operandi consistía en sustraer botellas de bebidas alcohólicas de alta graduación de forma recurrente para venderlas posteriormente a jóvenes en los botellones.

Los delitos de hurto se cometían en la misma cadena de supermercados, pero en diferentes ciudades del litoral mediterráneo como Barcelona, Tarragona y Murcia.

La investigación fue coordinada por de la Comisaría de Policía Nacional del Distrito Norte de Alicante con la colaboración del servicio de seguridad privada de la cadena alimenticia, quien facilitaba todo el material gráfico que solicitaban los investigadores e informaba de los robos que se iban produciendo para la localización de los autores.

Pese a que los delitos se cometieron en un corto periodo de tiempo y en diferentes puntos geográficos distantes entre sí se coordinaron las actuaciones para diseñar un dispositivo de vigilancia y detención de los implicados.

En el momento de la detención participaron agentes de paisano y de uniforme para no advertir la presencia policial y conseguir descubrir a todo el grupo criminal, los cuales fueron detenidos infraganti cuando pretendían sustraer más botellas. En concreto, un total de 49 botellas por valor de 580 euros que ocultaban en el maletero del vehículo con el que se desplazaban y de las cuales no podían justificar su lícita adquisición.

Respecto a su modus operandi, los arrestados habían perfeccionado el método para sustraerlas. Entraban en el establecimiento individualmente y separados y para no llamar la atención, cogían un carrito de la compra y daban un par de vueltas mientras disimulaban con algún producto de alimentación. Seguidamente almacenaban botellas de bebida alcohólica y se dirigían hasta algún punto muerto de las cámaras de vigilancia del supermercado que tenían observado y con unas tenazas que llevaban consigo, rompían las alarmas. Después salían del supermercado con las botellas ocultas en sus pantalones o partes íntimas usando ropa muy ancha hasta el vehículo que tenían estacionado en los alrededores del establecimiento.

Esta operación la repetían una y otra vez hasta conseguir un buen lote de bebidas, llegando a sustraer diariamente más de 100 botellas en más de 40 establecimientos distintos.

Los participantes de los botellones en sus declaraciones facilitaron a los investigadores la matrícula de uno de los vehículos utilizados por los autores y una vez contrastada toda la información se comprobó que los datos aportados tenían relación con la investigación que se estaba llevando a cabo.

En los registros practicados tras su detención, los investigadores localizaron unas 110 botellas de alcohol de distintas marcas.

Los dos detenidos, de nacionalidad georgiana, de 32 y 39 años de edad, fueron puestos a disposición del Juzgado de Guardia de la ciudad de Alicante.

La investigación continúa abierta por parte de los investigadores que siguen recopilando información de los establecimientos afectados con el fin de conocer el montante total de todo lo sustraído y esclarecer otros hechos similares.