Agricultores piden al gobierno que cese en los recortes del Trasvase y que no genere incertidumbre por la falta de agua

La campaña del limón en la Vega Baja se presenta con un descenso de producción del 50% y buenos precios en origen

Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante prevé que la próxima campaña del limón de la Vega Baja del Segura se desarrolle con precios favorables para los productores debido al buen contexto en el que arranca. Marcado, por un lado, por el desabastecimiento actual del mercado europeo por la llegada a cuentagotas de las importaciones de este cítrico del Hemisferio Sur y, por otro, por un descenso de producción de la variedad Verna del 50% en nuestra zona, provocado por tres factores: un año anterior de gran cosecha, las consecuencias que aún siguen aflorando de la DANA, de la que muchos árboles aún no se han recuperado, y las abundantes lluvias del mes de abril, que afectaron a la floración de los árboles. Asimismo, los agricultores piden a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que cese en los recortes continuos al Trasvase Tajo-Segura en Nivel 3, cuando sus propios técnicos y la Ley del Memorándum aconsejan el envío de 20 hectómetros cúbicos, con la finalidad de disponer de agua suficiente para el desarrollo de la campaña de la fruta en condiciones óptimas. 

1 de septiembre del 2021. Después de una campaña ruinosa (2020-2021), en la que ASAJA Alicante estimó unas pérdidas económicas en el limón de la Vega Baja de 110 millones de euros (85 millones de euros para el limón Fino y 25 millones para la variedad Verna), este año los agricultores esperan recuperarse del envite y vaticinan una buena campaña 2021-2022, debido al contexto favorable actual en el que están confluyendo varios factores.

Y es que, junto al desabastecimiento europeo de limón, donde está llegando a cuentagotas el cítrico del Hemisferio Sur como consecuencia de las plagas detectadas, la presencia de sustancias nocivas y prohibidas en nuestro continente y el fuerte incremento de costes del trasporte marítimo por la falta de contenedores, en el sureste español y, concretamente en el sur de nuestra provincia (zona que ostenta el 40% de la producción nacional),  la campaña se presenta con un importante descenso de cosecha de la variedad Verna, que alcanza el 50%, pasando así de unas 130.000 toneladas que se produjeron el pasado año, a 60.000 o 70.000 que se esperan recolectar este ejercicio. Una merma importante de kilos provocada por tres factores: un año anterior de gran cosecha, las consecuencias que aún siguen aflorando de la DANA, de la que muchos árboles aún no se han recuperado, y las abundantes lluvias del mes de abril, que afectaron a la floración de los árboles.