Un centenar de personas se concentran en Elche por los derechos de las afganas

Ha sido convocada por l ’Assemblea 8M d’Elx que exige responsabilidades al Gobierno Español y a la Comunidad Internacional y un asilo seguro para las refugiadas de Afganistán

Ciudadanas y ciudadanos de Elche se han concentrado la tarde del 17 de agosto en la Plaça de Baix con el objetivo de pedir responsabilidades al Gobierno de España y a la comunidad internacional sobre la situación del pueblo de Afganistán y, concretamente, de las mujeres, niños y niñas. A la convocatoria, que se ha producido a las 19.00 de la tarde, ha acudido casi un centenar de personas después del llamamiento de la Assemblea 8M d’Elx.

La situación que se está produciendo los últimos días en Afganistán deja de manifiesto el fracaso de las políticas internacionales que no han hecho más que entorpecer el establecimiento de un sistema democrático en los últimos 20 años en este territorio. Lo que han conseguido es enriquecerse a costa del negocio militar y que, cuando la población ha necesitado su ayuda, han huido. Ahora la situación es más peligrosa para las personas afganas, pero, especialmente, para las mujeres y niñas que una vez más son las que sufrirán las peores consecuencias de un estado dominado por el fanatismo religioso (independientemente de la religión que sea). Desde la Assemblea se ha defendido que “la comunidad internacional no puede lavarse las manos ante esta situación tan grave para las afganas, necesitan toda la ayuda posible y que se acoja a todas las refugiadas”.

Las mujeres de l’Assemblea 8M d’Elx han incidido en la necesidad de dar los espacios que pertenecen por derecho a las compañeras racializadas como profesionales y creadoras de opinión pública. Se ha señalado la importancia de escuchar y no apropiarse de un discurso de lucha que pertenece a las afganas. Por estos motivos, la concentración se ha organizado como medida de presión a los gobiernos. También se han mencionado los derechos de las temporeras de Huelva o de las menores de Ceuta, para no olvidar que en España también se están sufriendo situaciones de opresión a las que se les gira la cara.