La Policía Nacional ha detenido en Alicante a siete personas y ha desmantelado dos puntos negros de venta de sustancias estupefacientes

  • Se han realizado tres registros en tres domicilios en los que se han incautado
  • Finalizados los registros y con los detenidos en Comisaría, familiares de los arrestados entraron en las casas para continuar vendiendo droga
  • El considerado responsable de la organización ha sido ingresado en prisión              

05-agosto-2021. Agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de Distrito Norte de Alicante han detenido a siete personas que presuntamente formaban parte de un entramado criminal dedicado a la venta de sustancias estupefacientes, marihuana, cocaína y hachís en dos viviendas ubicadas en la zona norte de la ciudad de Alicante, puntos negros que han sido completamente desmantelados.

La investigación llevó a los agentes hasta cinco personas que utilizaban dos domicilios para la venta de diferentes sustancias estupefacientes. Los puntos negros de venta de droga funcionaban durante las 24 horas del día, realizando los investigados turnos y cambiando entre uno y otro domicilio de forma aleatoria para dificultar su detección.

Un tercer domicilio propiedad de considerado cabecilla de la organización era el lugar donde se almacenaba y guardaba la droga que para su posterior distribución así el dinero conseguido por su venta.

Una vez completamente identificados los investigados así como los domicilios mencionados, los agentes del Grupo I de Investigación de la Comisaría de Distrito Norte de Alicante apoyados por el Grupo Operativo de Respuesta de la misma dependencia realizaron un dispositivo policial especial en el que detuvieron a los cinco integrantes del grupo criminal y se produjo el registro de los tres domicilios en los que se intervino diversas dosis de marihuana y hachís dispuestas para su venta, 2 básculas de precisión, una escopeta, un machete, un chaleco antibalas y casi 3.000 euros en efectivo.

Tras terminar los registros los detenidos fueron trasladados a Comisaría y se dio la circunstancia que cuando posteriormente personal del EVHS (Entidad Valenciana de Vivienda y Suelo) se personó en dos de los domicilios para proceder al tapiado de los mismos, en estas viviendas ya  se encontraban dos familiares de los detenidos que habían retomado la venta de droga.

Inmediatamente los policías se personaron en el lugar y detuvieron a estas dos personas, interviniendo 60 gramos de marihuana, una balanza de precisión y 120 euros en efectivo.

Esta vez las viviendas utilizadas para la venta de la droga fueron tapiadas, clausurando de manera definitiva estos dos puntos negros.

Los detenidos, cuatro mujeres y tres hombres, de nacionalidad española y con edades comprendidas entre los 21 y los 38 años de edad fueron puestos a disposición judicial, decretando el ingreso en prisión del considerado cabecilla del grupo criminal.