CINE | EL REGALO

Cortometraje palestino del año 2020, dirigido por Farah Nabulsi, coescrito por la cineasta Farah Nabulsi y por la poeta palestina Hind Shoufani e interpretado por Saleh Bakri, Mariam Kanj y Mariam Basha entre otros actores. Esta película ha sido nominada para los Oscar, en la edición de 2020, como mejor cortometraje de ficción y ha sido galardonada en 2020 con el premio BAFTA al mejor cortometraje, rodándose durante 6 días en los territorios palestinos ocupados.

Con ocasión del aniversario de boda de Yusef, éste y su hija Yasmine, se desplazan a Cisjordania, con la intención de comprar un regalo a su esposa y madre, respectivamente, además de realizar otras adquisiciones necesarias para el hogar. La jornada de compras al local comercial vecino se convierte en toda una odisea.

Durante 20 minutos y sin alzar la voz, esta película, refleja la vida cotidiana de los palestinos bajo la ocupación israelí, ilustrando como el conflicto árabe-israelí, se extiende hasta las actividades más sencillas, limitando drásticamente los movimientos de la población palestina hasta para realizar las tareas más inocuas.

La política de continua expansión de las colonias hebreas sobre territorio palestino, fruto de la estrategia israelí de intercambiar paz por territorios, ocasiona la ausencia de unidad territorial o continuidad en el territorio palestino, lo que da lugar a calles segregadas, despliegue militar y puestos militares de control fronterizo o Checkpoints, que convierten en un quebradero de cabeza la realización de las actividades más nimias e intrascendentes, desde un punto de vista militar, pero que son vitales para los palestinos, como el avituallamiento.

El tema es complicado porque  no se puede cuestionar el derecho del pueblo judío, como el de cualquier otro pueblo a tener una patria, pero sí es criticable la fórmula por la que se ha optado para hacer factible este derecho. No sé cuál puede ser la solución optima: si la implantación de 2 estados o la de un Estado binacional con igualdad de derechos y deberes para ambas partes.

Otra solución sería promover los matrimonios mixtos entre judíos y árabes, que así formarían un solo pueblo. Sin embargo esto se vería obstaculizado por la cuestión religiosa, porque la religión divide a los pueblos cuando no hay separación entre iglesia y Estado, como en el presente caso, dado que tanto el Estado de Israel como los estados árabes tienen una fuerte impronta religiosa. En mi opinión la religión debería permanecer en el ámbito privado y personal y no traspasar nunca la esfera pública.

Por otra parte también hay que considerar el hecho de que el Estado de Israel ha conseguido optimizar los recursos naturales disponibles, logrando unos niveles de desarrollo económico muy superiores a los del resto de países de la región. Sin embargo, la plusvalía procedente de la explotación y administración de dichos recursos no se comparte con la población árabe palestina, que es la que tradicionalmente había poblado estas tierras hasta la llegada de los colonos israelís.

A Israel no le interesa prolongar esta situación más tiempo. Tiene que lograr cierto entendimiento con los palestinos o se enfrentará no sólo al deterioro de su imagen a escala internacional, sino también a un desgaste severo en el plano económico resultado de los cuantiosos gastos militares de la guerra que sostiene con los palestinos, que desequilibrarán el presupuesto del país israelí, amenazando su propio crecimiento económico y por consiguiente la propia existencia del Estado judío.

HISTORIA MODERNA DE ISRAEL

Al final de la Primera Guerra Mundial, Israel pasó del Imperio Otomano al Reino Unido, que asumió el control de Palestina(que comprendía el actual Israel, Cisjordania, la franja de Gaza y Jordania) En1947 Gran Bretaña abandonó Palestina, debido al aumento de la violencia. El Plan de Partición de la ONU de 1947, que dividía el mandato en 2 Estados: judío y árabe, y contemplaba proporcionar la mitad de la superficie de la tierra a cada estado, aunque en 1946 los judíos sólo representaban el 30% de la población de Palestina, fue rechazado por los dirigentes árabes palestinos, que implementaron una guerra de guerrillas.

Los líderes de la comunidad judía en Palestina, dirigida por David Ben-Gurion, declararon la independencia del Estado de Israel, el 14 de mayo de 1948. El recién nacido Estado de Israel se estableció sobre la parte correspondiente para el Estado judío, concedida por la ONU en el citado Plan de Partición.

Para destruir el nuevo Estado judío los ejércitos de Egipto, el Líbano, Siria, Jordania e Irak se desplegaron sobre la parte del territorio correspondiente al Estado árabe, iniciando la guerra árabe-israelí de 1948. Las fuerzas defensivas israelís expulsaron a los países árabes de la parte del territorio para el Estado árabe, conquistando un 26% de terreno adicional al asignado en el Plan de Partición de la ONU para el Estado judío. Durante este conflicto Transjordanía asumió el control de Cisjordania(antes Judea y Samaria), mientras Egipto ocupó el territorio conocido actualmente como la Franja de Gaza.

711000 árabes palestinos fueron forzados por las circunstancias a huir de sus tierras, convirtiéndose en refugiados, ya que el nuevo Estado judío se negó a la repatriación de esta población desplazada .  Después de la guerra tan solo entre el 14 y el 25% de la población árabe se quedó en Israel.

Sucesivas olas migratorias procedentes de judíos supervivientes del holocausto y de judíos oriundos de países árabes, además de judíos soviéticos tras la descomposición de la URSS, y en general de judíos de todo el mundo, aumentaron la población judía de Israel, que mayoritariamente reside en Jerusalen y Tel Aviv.

El estado judío desde 1948 y para defender sus intereses nacionales, ha estado implicado en distintos conflictos militares como la Guerra de Suez de 1956, la Guerra de los Seis Días en 1967, la Guerra de Yom Kipur de 1973, la Guerra del Líbano de 1982, la Segunda Guerra del Líbano de 2006.  Continúa el conflicto con los palestinos en los territorios ocupados por Israel desde la Guerra de los Seis días, pese a la firma de los Acuerdos de Oslo el 13 de septiembre de 1993.

TRAILERS

Crónica: Beatriz Recio Inés