La Policía Nacional ha detenido en Elche a una pareja que se encontraba de paso en la ciudad para traficar con drogas

  • Para evitar ser descubiertos arrojaron la droga por la ventana, pero la policía la pudo recuperar y asegurar así las pruebas judiciales
  • A uno de ellos le constaban tres requisitorias judiciales de diferentes localidades, solicitando dos de ellas su ingreso en prisión
  • El Juzgado de Instrucción de Guardia decretó prisión preventiva para ambos              

06-Mayo-2021. Agentes de la Policía Nacional de Elche han detenido a un hombre y una mujer de 28 y 20 años de edad respectivamente por un delito contra la salud pública. Además, al varón le figuraban tres requisitorias judiciales

Agentes de la Policía Nacional del Grupo Operativo de Respuesta de la Comisaría Local de Elche, fue alertada de que en un establecimiento hotelero se había alojado una persona que estaba siendo buscada por un juzgado de Lleida además tenía decretado el ingreso en prisión por otros dos juzgados de Lleida y Castellón.

Cuando los agentes llegaron al lugar solicitaron a los ocupantes de la habitación que les abrieran la puerta a lo que accedieron pasados unos segundos, durante ese breve periodo de tiempo, aprovecharon para tirar por la ventana lo que al parecer era sustancia estupefaciente, sin percatarse que estaba siendo observado por uno de los agentes que cubría las vías de salida en caso de huida.

Los detenidos, al ver la droga recuperada por los agentes y verse descubiertos, admitieron los hechos y accedieron al registro voluntario de la habitación del hotel donde se alojaban.

Se intervinieron 34 bolsitas de sustancia estupefaciente, una báscula de precisión, tres teléfonos móviles, un ordenador portátil y más de setecientos euros en moneda fraccionada.

El registro de los huéspedes o viajeros en los sistemas informáticos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado es una obligación que todos los propietarios de alojamientos turísticos poseen, en virtud de lo establecido por la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana. En este caso fue clave para poder hacer responder ante la ley a un ciudadano con varias requisitorias de diferentes juzgados por delitos no relacionados con la salud pública.

Los detenidos, de nacionalidades rumana y española respectivamente, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de la misma localidad que decretó prisión preventiva para ambos.