Black Panthers, de la cima al barro

Black Panthers, la organización que defendió los derechos de los negros como nunca antes se había hecho. Un grupo militante y político que plantó cara al racismo

La brutalidad policial y la discriminación racial en todos los ámbitos de la vida cotidiana de la comunidad negra es una lacra que lleva persiguiendo a Estados Unidos desde la época de la esclavitud en el siglo XIX. A finales de los años 60 se crea el partido de las Black Panthers (Panteras Negras), que ayuda a defender los derechos de los afroamericanos y que organiza a la población para luchar y exigir sus derechos.

El partido de Autodefensa de los Panteras Negras fue fundado el 15 de octubre de 1966 por un grupo de estudiantes universitarios. “No es parte de la naturaleza de la pantera actuar primero, pero cuando es atacada y acorralada, ella responde de forma violenta y acaba con su agresor”, afirmaban algunos de los integrantes. Sus primeros objetivos y acciones como partido fue el de defender y salvaguardar los derechos de los negros de una forma diferente a como antes se había hecho.

Intentaban frenar los ataques de la policía hacia los integrantes de la comunidad cuanto estos marchaban en manifestaciones y huelgas. Patrullaban las calles de Oakland y protegían a sus ciudadanos contra la brutalidad de las fuerzas del estado. Vestían de una forma peculiar que los diferenciaba del resto de grupos políticos, pues aquellas chaquetas de cuero y boinas no pasaban desapercibidas. Sorprendían a la policía con fusil en mano, cuantos estos atacaban de forma violenta a la comunidad negra. Nadie podía acusarlos de que estaban cometiendo un delito, ya que tener licencia de armas era ilegal. De esta manera, se fueron ganando el afecto y el respeto de la sociedad, que los calificaban central mente como un sentimiento de justicia.

Un año después de su formación como organización política, en 1967 algunos burgueses y políticos racistas de la época empezaba a preocuparles las Black Panthers, pues en apenas pocos meses habían conseguido un alto número de integrantes y afiliados. La Asamblea Legislativa ya empezaba a discutir si el grupo era peligroso para la ciudadanía restringiendo el uso de armas por parte de civiles y si debían plantearse su erradicación. Bobby Seale, uno de sus fundadores iniciales señalaba que: “Habíamos dado con la fórmula única. Demostrando de una forma concreta a la comunidad lo que representaba el orgullo negro, enfrentándonos a los policías como iguales, e incluso cuestionándolos, y todo ello sin salirnos de la ley”.

Tras conocer la noticia de que podían ser cesados, saltaron a las primeras planas de los periódicos en un acto que marcó un antes y un después en la lucha contra el racismo y la segregación racial. Bobby Seale junto con otro de los fundadores, Huey Percy Newton escribieron entre ambos un programa que recogía 10 puntos esenciales para acabar con la brutalidad policial y también con el fin del robo capitalista al pueblo negro. Y aunque este fue una clave crucial para conseguir sus derechos, no es este hecho el que los hizo conocidos. Un grupo de 24 hombres y 6 mujeres se plantaron delante del edificio federal mientras que el entonces gobernador de California, Ronald Reagan respondía en una rueda de prensa a los periodistas. Unos con armas y otros con banderas, se manifestaron delante de los medios de comunicación exigiendo libertad y respeto para la comunidad afroamericana repugnando la ley racista que seguía vigente. “Ha llegado el momento de que los negros se armen contra el terror antes de que sea tarde. Un pueblo que ha sufrido durante tanto tiempo a una sociedad racista debe poder decir basta”, sentenciaban aquel día.

A raíz del encarcelamiento de Huey producto de una provocación policial en el que muere uno de los agentes, se forma la campaña “Libertad para Huey”, esto hizo del partido una fuerza nacional. Eldrige Cleaver se convierte en uno de los intelectuales marxistas de la época más importantes y ocupa el lugar de Huey. Lo que en un principio empezó a ser una organización de propaganda, se convierte en un poderoso grupo político que cuenta con ramificaciones en todos los centros urbanos de las ciudades. The Black Panther Community News Service llegó a alcanzar los 150 mil ejemplares por día gracias a la venta en las calles.

El Partido de los Black Panthers contaba con una militancia compuesta principalmente por mujeres negras que se logró fundir con los ideales y esperanzas de libertad de la comunidad afroamericana. No solo de forma militante ayudados al pueblo negro, también reinsertando a sus ciudadanos y lanzando programas de asistencia social para aquellas personas excluidas de la sociedad. También recogida de alimentos y campañas solidarias que ayudarían a casi 200 niños por día en riesgo de pobreza. Los fondos que conseguían para ayudar a los más desfavorecidos, provenían de los voluntarios del partido y la comunidad.

Las Panteras negras saltaron al espectro radiotelevisivo con la aparición de Toomie Smith y Jhon Carlos en los Juegos Olímpicos de 1968. El famoso puño el alto con un guante negro y mientras sonaba el himno norteamericano, les costó su carrera deportiva. Toomie afirmaba que: “La dignidad de los negros vale más que ganar una medalla de oro para Estados Unidos”.

Es la época en la que nace el hip hop, un género musical que volcaba en sus letras la rabia y el coraje de los negros. Fue uno de sus principales canales de transmisión en los que alentaban a la ciudadanía de color a no conformarse con lo que le habían impuesto y a decir basta de una vez por todas. Uno de los grupos más representativos fueron The Ghetto Brothers, que denunciaban las conductas racistas, la atención sanitaria, la educación y la violencia del estado.

Más tarde, con el asesinato de Malcom X, uno de los principales influyentes de este partido, la organización fue descentralizándose y empezaron a existir discordancia de opinión respecto a la actuación. No solo luchaban por los derechos de los negros en término de clase, sino con el objetivo de acabar con el capitalismo y liberar a la clase obrera de su sentencia. A causa de los problemas dentro de la propia organización, no tuvieron una estrategia marcada que les ayudase a llevar a cabo sus proyectos. El ego y las divergencias distanció a sus líderes. Al mismo tiempo, el FBI aprueba la creación de un plan sistemático para desestabilizar, desacreditar y asesinar a las Panteras Negras.

 

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografía: Stephen Shames, Firelight Media, Jeffrey Blankfort y Colección del Museo Nacional Smithsonian de Historia y Cultura Afroamericana

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.