La Policía Nacional detiene a cinco propietarios de establecimientos en Alicante que tenían a la venta más de 3.300 efectos de telefonía falsificados

En tiendas de reparación y venta de Alicante

  • Se trata del último eslabón de la cadena de la falsificación, los comercios donde se ofrecen los productos al consumidor final
  • En total se intervinieron 3.351 productos (entre ellos cargadores, cables, carcasas de teléfonos, auriculares, baterías), la valoración estimada del perjuicio causado a las marcas asciende a más de 160.000 euros              

21-abril-2021.- Agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de Benidorm han finalizado una operación contra la piratería industrial e intelectual deteniendo a cinco propietarios de otros tantos comercios ubicados en la ciudad de Alicante dedicados a la reparación y venta de de telefonía, donde además se vendían a los consumidores finales productos falsificados de importantes y reputadas marcas del sector.

La operación ha sido desarrollada por el Grupo V de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de policía nacional de Benidorm y culmina con estas últimas detenciones. En una primera fase el año pasado se localizó dentro de un operativo policial varios distribuidores y mayoristas ubicados en diversas naves de la ciudad de Alicante que ofrecían productos falsificados de telefonía a diferentes comercios tanto de esta misma ciudad como a otras de toda la provincia.

Dichos productos falsificados se asemejaban casi con total exactitud a los originales y llevaban a error al consumidor final, que compraba un producto que pensaba original cuando en realidad era una falsificación.

En dicho operativo, los agentes recopilaron gran cantidad de  información de facturas, albaranes y libros de contabilidad, averiguando así los distribuidores a pequeña escala que introducían en el mercado minorista los efectos falsificados.

En base a esa información recopilada se diseñó una operación policial especial con el objeto de intervenir en todos aquellos establecimientos de telefonía que ofertaban al público en general estos productos tecnológicos de marcas de reconocido prestigio.

De forma coordinada, se llevó a cabo el dispositivo para inspeccionar 6 locales en Alicante de manera simultánea, hallando tanto en los expositores como en las trastiendas de cinco de ellos unos 3.300 efectos falsificados, dispuestos para la venta a los consumidores,  interviniendo dichos artículos, acabando así con el tráfico mercantil de estos productos destinados a los clientes de estos establecimientos.

Algunos de los comercios llevaban a cabo además de la venta al contado, la venta on-line a través de sus páginas web, u otras conocidas plataformas de venta en la red.

Producto de dicha intervención, se detuvieron a cinco personas, propietarios de cinco de los establecimientos por un presunto delito Contra la Propiedad Industrial e Intelectual.

Para poder discernir entre los efectos genuinos y los falsificados los policías actuaron en compañía de un Experto de Marcas de Telefonía, debido a la perfección de las falsificaciones, los cuales eran réplicas casi perfectas, si bien, estas carecían de ciertas características técnicas y de calidad que estas marcas ofrecen a los consumidores, pudiendo llegar a resultar peligrosas por el riesgo de producir un incendio o explosiones.

En total se intervinieron 3.351 productos (entre ellos cargadores, cables, carcasas de teléfonos, auriculares, baterías), la valoración estimada por el citado experto in situ del perjuicio causado ascendía a más de 160.000 euros.

Terminadas las diligencias los detenidos fueron puestos en libertad siendo remitidas al Juzgado de Instrucción de Guardia de Alicante.