COVID-19 | Sanidad concluye que rechaza la vacunación voluntaria de AstraZeneca a los menores de 60 años

La estrategia de inmunización establece que “no es ético” que las personas elijan el fármaco con el que quieren vacunarse a pesar de que exista un consentimiento informado

El ministerio de Sanidad ha rechazado este miércoles la vacunación voluntaria con AstraZeneca de los menores de 60 años. Al menos por el momento, esta opción queda descartada. Con la actualización de la Estrategia de vacunación frente al covid-19 en España, lo descarta por primera vez de manera explícita ante la solicitud que habían hecho ya varias comunidades como Madrid, Andalucía o Cataluña.

El documento aprobado en el día de ayer por la Comisión de Salud Pública recoge que “Debe recordarse una vez más que la elección de la vacuna no puede establecerse por elecciones individuales, sino que debe basarse en la eficacia y la indicación para los diferentes grupos de población. Tampoco parece oportuno en el momento actual ofrecer la vacuna AstraZeneca a personas de menos de 60 años que voluntariamente quieran vacunarse. La propuesta no solo puede entrar en contradicción con los principios éticos en los que se fundamenta la propia estrategia, sino que, además, si aún no se dispone de suficiente información para adoptar la decisión más adecuada, el valor del consentimiento informado como garantía de una decisión autónoma, sería muy discutible”.

Esta era una posibilidad que habían planteado algunos gobiernos regionales tras la decisión de la comisión de restringir la vacuna de AstraZeneca a mayores de 60 años, una vez comprobado que los eventos adversos de trombos venosos, poco frecuentes, se han producido por debajo de esta edad.

“En un contexto de escasez de recursos y en el que hay que priorizar, la vacunación no puede establecerse por elecciones individuales”, señala también el documento. Al mismo tiempo, en el texto se argumenta que administrara la vacuna de AstraZeneca “bajo con un consentimiento informado ad hoc” puede transmitir “la aceptación dentro de la estrategia de que las diferentes vacunas son a elección de los individuos. Ello, iría, en el contexto actual, en contra de los principios éticos en los que se asienta la estrategia”.

El documento no recoge qué pasará con las personas menores de 60 años que ya han recibido una primera dosis de AstraZeneca. Para ellos, la vacunación está suspendida a falta de que un estudio que acaba de iniciar el Instituto de Salud Carlos III determine si es seguro y eficaz que la segunda inyección sea de Pfizer, algo que ya están haciendo algunos países como Alemania.

 

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: Gustavo Fring y Polina Tankilevitch